No solo lo pienses, DILO

No seamos cómplices del caos ruidoso y secular del mundo con nuestro silencio. Nuestras palabras importan.

SEAN POCAS TUS PALABRAS

La Palabra de Dios nos dice que no es solo lo que decimos y cómo lo decimos lo importante. Lo que elegimos no decir es igualmente trascendental.

Todas tus palabras importan

Tus palabras importan. Las palabras que hablas a otros y las palabras que te hablas a ti misma, todas son importantes. Si te pareces en algo a mí, te reservas las palabras más duras para ti misma. Tú sabes, esas palabras envenenadas que nadie más puede oír excepto tú. Repiquetean una y otra vez entre…