Historia de Fidelidad

Hace unos años tuve la oportunidad de visitar el pueblo de Marshfield, Inglaterra, donde creció mi bisabuelo. Sam, mi bisabuelo, vivió en Inglaterra hasta que su padre murió en 1911. En 1912, Sam, que en ese momento solo tenía quince años, compró un boleto para viajar a Estados Unidos en el Titanic.

Visitar Marshfield me abrió un mundo completamente nuevo. Uno de mis parientes ha trabajado mucho para encontrar los nombres y fechas de nacimiento, matrimonio y muerte de aquellos en nuestro árbol genealógico. ¡Ha encontrado miembros de nuestra familia que vivieron desde 1498! Fue alucinante ver la casa en la que creció mi bisabuelo, la tumba de mis tatarabuelos y la iglesia donde se casaron mis tatarabuelos (sí, tatarabuelos).

Esta fue la primera vez que vi una genealogía, como una de las que leemos y nos confunden en Génesis, pero donde al final estaba mi propio nombre.

Me pregunto si los israelitas sintieron lo mismo la primera vez que escucharon leer Génesis. Me pregunto si se sintieron de manera similar a cómo me sentí al ver mi nombre al final de mi genealogía familiar: no estaba familiarizada con los nombres en la parte superior, pero mucho más familiarizada con los nombres y las historias más cercanas al final.

Génesis (junto con Éxodo, Números, Levítico y Deuteronomio) fue escrito por Moisés durante los cuarenta años que los israelitas vagaron por el desierto. Los israelitas estaban errantes debido a la desobediencia y falta de fe de una generación. La generación que entró, conquistó y se estableció en la Tierra Prometida recibió estos escritos, incluidas las genealogías, como instrucciones de cómo vivir como el pueblo escogido de Dios, apartado para mostrar Su amor al mundo.

El relato de Taré que encontramos en Génesis 11 fue el comienzo del relato de Abraham, el patriarca del pueblo israelita. Abraham fue el padre de Isaac, Isaac el padre de Jacob, y Jacob (por nombre Israel) fue el padre de doce hijos cuyos descendientes se convirtieron en las doce tribus de Israel. Los israelitas habrían reconocido la fidelidad de Dios hacia ellos como pueblo al escuchar las historias de cómo Dios fue fiel a Abraham, Isaac y Jacob. Pero cuando los israelitas dejaron de enseñarles a sus hijos acerca de la fidelidad de Dios para con ellos, se rebelaron y se apartaron de Él.

Cuando no conocemos nuestra historia, perdemos la historia de la fidelidad de Dios. La razón para preservar nuestra historia no es preservar nuestros propios nombres, sino el de Dios. No importa si se nos recuerda, pero es fundamental que la próxima generación conozca y recuerde la fidelidad de Dios.

La fidelidad de Dios es en lo que anclamos nuestras vidas. Sin Su fidelidad, en nuestra vida personal, en nuestras familias, en nuestras naciones, no tenemos esperanza de redención. Sin la fidelidad de Dios, no tenemos garantía de que cumplirá Sus promesas. Pero nuestro Dios es inquebrantablemente fiel.

Cuando vi los hogares y las iglesias de mis antepasados, me sentí abrumada por la fidelidad de Dios. Me abrumó pensar en cómo incluso cuando vivían en Marshfield, Inglaterra en los 1700, 1800 y principios de 1900, Dios sabía que algún día yo estaría caminando sobre esta tierra.

Dios incluso conocía todos los días de mi vida cuando mi bisabuelo compró su boleto para el Titanic. Afortunadamente, Sam cambió sus planes y viajó a Estados Unidos en el Olympic, que salió de Inglaterra y llegó a Nueva York poco antes de que el Titanic se hundiera. ¡Habla de la soberanía y la fidelidad de Dios a nuestra familia! Él fue fiel entonces y de hecho lo es ahora.

Mi profesor de seminario favorito siempre dice: “La fidelidad de Dios en el pasado es un modelo y una promesa de Su fidelidad en el futuro. Pero es demasiado creativo para hacer lo mismo de la misma manera dos veces”.

Fue fiel en el pasado. Es fiel hoy. Y podemos esperar con expectativa las formas únicas en que Él mostrará Su fidelidad y creatividad en el futuro. Él conoce todos tus días. Incluso hoy. Puedes confiar y descansar en Su fidelidad.

Melissa

Gracias por acompañarnos en un estudio más de Ama a Dios Grandemente, recuerda el próximo 7 de Junio, nuestro nuevo estudio “Amistad” estará disponible.

Te esperamos

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Guadalupe Escareño dice:

    Gracias por tan hermosas historias que llenan mi alma de esperanza. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .