En Nuestro Tiempo de Necesidad

Creo que todas estamos de acuerdo que los últimos meses han sido caóticos e inestables. Me he encontrado paralizada y consumida por el interminable flujo de noticias sobre el coronavirus, la injusticia social, los disturbios, y la política. Mis hijos me preguntaron si se aproximaba un apocalipsis de zombies. No. (Quiero decir, ¡Espero que no! pero estamos en el 2020, ¿Quién sabe?)

Los versículos de hoy de Hebreos 4 son algunos de mis favoritos, y han hecho que en medio de la locura vuelva a encontrar el equilibrio.

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Jesús comprende la profundidad de nuestra humanidad.

Lo que sea que te ate, no es desconocido para Jesús, ha sido tentado por ello o lo ha sentido. Nuestras luchas no lo sorprenden.

¿Grandes heridas, miedo, fracaso?  Tráelos a Sus pies.

¿Interrogantes, oraciones, esperanzas? Tráelos también.

Jesús es un sumo sacerdote compasivo para nosotras.

Él no nos responde con impaciencia, con disgusto o con desdén. Él nos comprende, y Él es nuestro abogado.

Somos alentadas a acercarnos al trono de la gracia de Dios. (Con solo imaginar esto empieza a repicar en mi cabeza la letra de la canción de Hillsong: “¿Quién soy yo para que el gran Rey me acepte así?) No me resulta fácil entender que soy bienvenida en la misma habitación, y mucho menos entrar con valentía.

Amigas, mientras que el mundo entero tiembla y amenaza con derrumbarse, nuestro Dios permanece inalterable. Como estos días me han dejado sin palabra, vamos a orar la Escritura como está escrita en Hebreos 4:16:  “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Sara

One Reply to “En Nuestro Tiempo de Necesidad”

  1. Hola. Dios es tan maravilloso que nos hace conscientes de su amor y su obra hecha en nosotros, su palabra nos dice que él nos formó, él creó este cuerpo haciendo de él… lo limpió con su sangre, lo apartó para él, lo justificó, lo santificó y habita en él ( enxada uno de nosotros.)

    Timoteo 1:14
    Guarda, mediante el Espíritu Santo que habita en nosotros, el tesoro que {te} ha sido encomendado.

    Efesios 2:22
    en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

    Efesios 3:17
    de manera que Cristo more por la fe en vuestros corazones; {y} que arraigados y cimentados en amor,

    Colosenses 1:27
    a quienes Dios quiso dar a conocer cuáles son las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de la gloria.

    Hebreos 3:6
    pero Cristo {fue fiel} como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra esperanza.

    Juan 14:23
    Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos con él morada.
    No solo nos Ha Justificado, santificado, limpiado para acércanos a su trono, él mismo vive en nosotros.
    RECIBIMOS SU AMOR INMERECIDO ( GRACIA)
    No queda más que estar eternamente agradecidos a el la gloria. 🙏🥰💝🙌

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.