Al amparo de Dios


La terrible situación de los desamparados se encuentra fácilmente en libros, películas y en nuestra vida cotidiana. Tal vez te has sentido alguna vez como una desamparada o has conocido a alguien más que se siente agotada, sometida, cansada, pequeña, inútil o sola. Entonces la vida te trae un momento crucial para recordarte quién eres: un momento de David y Goliat. Pero ¿cómo reunir el coraje cuando lo necesitas… si no está en ti?

En 1 Samuel 17, todos los israelitas estaban aterrados de un guerrero llamado Goliat. “Llevaba en la cabeza un casco de bronce, y su coraza, que pesaba cincuenta y cinco kilos, también era de bronce, como lo eran las grebas (polainas que le protegían las piernas) y la jabalina que llevaba al hombro. El asta de su lanza se parecía al rodillo de un telar, y tenía una punta de hierro que pesaba casi siete kilos. Delante de él marchaba un escudero.”

David no tenía casi nada. No llevaba armadura y no tenía asistentes, no usaba jabalina ni grebas, y no tenía una buena reputación. Incluso su propia familia no creía en él. David no parecía rival para Goliat, pero Goliat no era rival para nuestro Dios.

¿Estás pasando por esto ahora? ¿Sientes que necesitas defenderte de algo en tu vida pero te sientes tan sola y tan asustada? ¿Te sientes como si todos estuvieran en tu contra? He estado allí, mi amiga. Cuando duele pensar que todos están en mí contra, todo lo que tengo que hacer es recordar a Aquel que está por mí.

Antes de que David se pusiera delante de los israelitas para acercarse a Goliat, sabía que pertenecía al Señor. “El Señor que me libró de las garras del león y de la zarpa del oso me librará de la mano de este filisteo” (1 Samuel 17:37)

Puedes sentirte como una desamparada, una fracasada o una causa perdida para los demás, pero Dios es Quien te creó y es el Único que puede hablar de quién realmente eres.

No eres una desamparada si estás viviendo al amparo de Dios. Sé cómo David que trabajó y practicó fielmente en los lugares ocultos para dar a conocer algún día a Dios en tus momentos públicos y cruciales.

En su momento crucial, David avanzó a través de los insultos y más allá de las acusaciones y se paró solo y se enfrentó a Goliat: “Vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo contra ti en el nombre del Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel. “(1 Samuel 17:45) Entonces, con valentía arraigada en Dios y una sola piedra lisa, derrotó a un bestial hombre de bronce.

Cuando sientas el impulso de avanzar hacia la santidad en tu vida, tienes que saber que es el Santo el que te está instando. Él quiere prepararte en los momentos más tranquilos para que sepas pararte también en los más ruidosos.

“no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desamparará.” Deuteronomio 31: 6

Dios está siempre contigo y siempre quiere que te acerques a Él. Estás ganando coraje y sabiduría al leer la Palabra de Dios y dejar que cambie quién eres desde adentro hacia afuera.

Querida amiga, ¡no te detengas! ¡Sigue adelante! Sigue pidiéndole a Dios que te llene de Su fuerza y Su poder para que cuando te encuentres en el momento en el que debes enfrentar tus miedos, hayas afirmado tu valor en Él mucho antes del campo de batalla. No estás sola. Y luego, conocerás la victoria que viene de rechazar la esclavitud de vivir con miedo como la derrotada, y reclamar la libertad de vivir como más que vencedora al amparo de Dios.

Todo para Su gloria,

Amanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .