El acto de recordar

El libro de Ester siempre ha sido uno de mis favoritos. Cuando era joven me encantaba tener un personaje bíblico femenino al que pudiera admirar, pero pasados los años, amo la historia de Ester, porque claramente muestra el amor y la protección de Dios a Su pueblo.

Estamos acercándonos al final de nuestro estudio de Ester, y esto es exactamente lo que vemos en Ester 9:11-22. Ella ha protegido exitosamente a su pueblo, y ahora ha llegado el tiempo para que el rey avergüence a Amán por su conspiración para matar a los judíos, el pueblo escogido de Dios.

La justicia está impartida. Los judíos están protegidos. Y en respuesta a su protección y libertad, crean una fiesta llamada Purim para recordar y celebrar la bondades de la protección de Dios. Porque el acto de recordar es una herramienta poderosa en la vida de un creyente.

Analiza el Salmo 71:24   “Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día; por cuanto han sido avergonzados, porque han sido confundidos los que mi mal procuraban”

¡Esto es exactamente lo que los judíos estaban haciendo en Ester cuando celebraron Purim! Ellos estaban estableciendo un tiempo y una fecha para recordar la justicia y la bondad de Dios, porque Él avergonzó a quienes buscaban destruirlos.  Vemos que lo mismo pasa en Josué 4, cuando los Israelitas finalmente fueron capaces de entrar a la Tierra Prometida. Colocaron piedras para recordar y enseñar a las generaciones venideras quién era su Gran Dios.  Y así como los israelitas en Josué, y los judíos en Ester, vemos el llamado a recordar y proclamar la bondad de Dios a lo largo de las páginas de la Escritura  (1 de Crónicas 16:12-15, Isaías 46:8-9, 2 Pedro 3:1-2).

Porque el acto de recordar es una herramienta poderosa en la vida de un creyente.

¿Alguna vez te has encontrado en una época donde toda esperanza parecía estar perdida?

Tal vez tu salud, trabajo o relaciones fueron amenazadas por el quebrantamiento de este mundo. Pero Dios, que es rico en  misericordia y amor inquebrantable, intervino y redimió la situación.  Así como lo hizo con los judíos en Ester, Él convertirá tu tristeza en gozo y tu lamento en celebración.

El recordar la provisión de Dios para nuestras vidas nos señala Su extrema provisión para nosotras en Jesucristo,  pero también nos ayuda a sobrevivir a las tormentas futuras que vendrán.

Debido a que anteriormente le hemos visto mover montañas en nuestras vidas, recordamos Su protección y esto nos permite confiar en Él en todas las épocas de nuestra vida.  Y no solo eso, sino que nos ayuda a transmitir las historias de Su bondad a nuestros amigos y familia cuando vengan sus propias dificultades. Recordar la protección de Dios es una manera de volver la mirada a nuestra salvación, incluso en las situaciones más difíciles.

Entonces, ¿dónde has visto la protección y el profundo amor de Dios brillantemente desplegado en tu vida?  ¿Dónde ha movido montañas, y convertido tu tristeza en gozo? ¿Cómo puedes hoy apartar tiempo para recordar y proclamar la justicia de Dios?

Nuestro Dios es fiel y verdadero.  Entonces, como los judíos en el libro de Ester, hablemos de Su justicia hoy, porque Él ha avergonzado a  nuestro supremo enemigo, Satanás mismo, a través de la obra de Jesucristo.

 

Brittany Salmon.