La mano poderosa de Dios en cada etapa

Cuanto mayor me hago, más puedo mirar hacia atrás y ver la mano de Dios en cada etapa de mi vida.

Algunas etapas son lentas y monótonas.

Recuerdo los primeros años de la maternidad. “Los días son largos, pero los años son cortos”, me dijeron. Esos años estuvieron llenos definitivamente de sencillas alegrías. Pero también hubo algunos días muy largos y repetitivos.

Días que se parecían mucho a vivir en el desierto.

Hubo noches de insomnio, estadías en el hospital, sándwiches de mantequilla de maní y jalea además de niños enérgicos y disciplina que parecía no llevarnos a ninguna parte. Hubo días en que me sentí perdida, rebelde, olvidada y hambrienta de algo más que las mismas viejas cosas. Hubo ocasiones en que cuestioné la bondad de Dios; veces mi alma se sentía seca en una tierra agotada. No siempre podía verlo entonces, pero Dios estaba trabajando en cada detalle. Él estaba proveyendo, humillando, santificando, perdonando y atrayendo nuestros corazones al  Suyo de la manera más necesaria y hermosa. Si me permito alejarme demasiado de esos días, olvidaré las miles de formas que Dios proveyó para nuestra familia en esa temporada.

__________

Los israelitas tuvieron años lentos y monótonos.

40 de ellos, para ser exactas.

Eran años de vida en el desierto, comían maná, seguían las columnas de nube y fuego, luchaban en la batalla, respondían con el cuello rígido. Hubo días en que se sintieron perdidos, rebeldes, olvidados y hambrientos de algo más que lo mismo viejo y conocido. Oh, cómo cuestionaron la bondad de Dios, una y otra vez, tanto que dijeron que hubiera sido mejor para ellos servir a los egipcios que morir en el desierto (Éxodo 14:12). No siempre podían verlo entonces, pero Dios estaba trabajando en cada detalle. Él estaba proveyendo, humillando, santificando, perdonando y atrayendo sus corazones al Suyo de la manera más necesaria y hermosa.

__________

Otras épocas son aceleradas y llenas de asombro.

Nuestra familia ha superado una, un torbellino de treinta días de los eventos más improbables, y todavía no puedo superar el poder milagroso de nuestro Dios.

Un trabajo fue asegurado en un mercado saturado. Cuando se les pidió que abandonaran la única casa de Indiana que habían conocido, cuatro niños estuvieron sorprendentemente cómodos con la idea. Un comprador y un vendedor, dos familias amantes de Jesús, unidas en oración alrededor de nuestra mesa de la cocina, y nuestra casa se vendió antes de que nos percatáramos. Los transportistas de la mudanza dieron descuentos inesperados al ministerio. Agentes de bienes raíces llenos de fe lograron increíbles hazañas en medio de un cierre gubernamental histórico. Se nos ofreció una hermosa casa provisional sin cargo. Familiares y amigos proporcionaron vehículos prestados cuando dos de los nuestros se averiaron. Las nuevas escuelas extendieron su amabilidad e hicieron excepciones para que nuestros niños no se perdieran de nada. Los propietarios de la vivienda que habían rechazado ofertas sólidas durante casi dos años nos vendieron nuestra nueva casa de Texas en un día, muy por debajo de su precio de venta original.

Lo que eran obstáculos a los ojos del mundo eran rampas en la economía de Dios.

Algo así como la presencia de Dios que rescató a Moisés, liberó la plaga, se separó del Mar Rojo, cayó el maná, fluyó el agua de la roca, derrotó al enemigo, cruzó el Jordán y brilló la gloria de Dios durante el viaje de los israelitas a la Tierra prometida. Dios estaba proveyendo, humillando, santificando, perdonando y atrayendo corazones al Suyo de la manera más poderosa y milagrosa.

__________

Josué puso doce piedras para recordar. Nosotros también debemos tomar medidas intencionales para recordar.

Así que escribo.

Les cuento historias a mis hijos, a veces entre un montón de risas, y otras veces con asombro y lágrimas reverentes.

Invitamos a tres adolescentes y  una niña a que se amontonen en los muebles demasiado pequeños de nuestra sala de estar, para que podamos recordarnos los unos a los otros que el mismo Dios que ha sido fiel en el pasado nos acompaña en las incógnitas del mañana. Esas noches de insomnio, las estadías en el hospital, los sandwiches, los niños enérgicos y las disciplinas repetitivas nos dan razones para hablar del descanso, la paz, la gracia y el poder de Dios en nuestra debilidad. Y esos momentos milagrosos de increíble superación hacen que nos arrodillemos con temor ante nuestro Dios poderoso y victorioso, cuyos planes y propósitos prevalecen en cada temporada, sin importar lo que parezca interponerse en nuestro camino.

“Hizo esto para que todos los pueblos de la tierra sepan que la mano del Señor es poderosa y para que siempre puedas temer al Señor tu Dios “(Josué 4:24).

¿Las personas que te rodean conocen el poder de Dios desplegado en tu vida?

Están observando nuestras actitudes mientras esperamos el tiempo y la dirección de Dios.

Están escuchando el tono de nuestras voces cuando la vida se calienta y la presión aumenta.

Están esperando que respondamos, tanto en alegrías como en pruebas, y sabrán por nuestras palabras y acciones dónde reside nuestra lealtad.

¿Recordarán mi fe audaz y la confianza inquebrantable en mi gran Dios? ¿O recordarán a una mujer gruñona y vacilante que vivía en el miedo a lo desconocido?

Cuando miramos hacia atrás, podemos ver que Dios estaba trabajando en cada detalle.

A sus pies,

Whitney

Traducido por Joanna Pérez de Merino

  • Hablemos: comparte un momento en que Dios haya mostrado Su poder en tu vida.

Reto de la semana 2: esta semana comienza un diario y comienza a registrar todas las formas en que Dios ha sido fiel contigo y tu familia a través de los años.

Plan de lectura semana 2 –

Versículo para memorizar semana 2 –


Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.