Podemos engañarnos a nosotras mismas

 

WK 01-03

Hace varios años encontré un artículo de refrigerador en la despensa de la cocina. De hecho, me pareció bastante divertido y comencé a cuestionar a mis cuatro pequeños.

“Ok chicos, ¿quién puso la leche en la despensa?”

Cada uno de ellos se calló y comenzó a mirar nerviosamente a sus hermanos.

“Creo que Chase lo hizo”.

“No fui yo. Tal vez fue Tess “.

“¡No lo hice!”

“Trey, ¿fuiste tú? Te vi comer cereal esta mañana “.

“No fui yo. Creo que Jack fue el último “.

“No, yo no …”

Varios factores me habían dejado claro que uno de ellos era el culpable. Sin embargo, la conversación dio vueltas y vueltas, ya que los cuatro negaron su participación y buscaron desesperadamente una fuente externa a la cual culpar.

Es cierto que vivimos en un mundo lleno de mentiras.

Pero por mucho que nos gustaría culpar siempre a una fuente externa, debemos aceptar el hecho de que también luchamos en la batalla de la verdad contra la mentira desde dentro.

Podemos engañarnos a nosotras mismas.

Según las Escrituras, los corazones humanos están podridos hasta el centro, “engañosos sobre todas las cosas y desesperadamente enfermos” (Jeremías 17: 9). Del corazón salen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, la inmoralidad sexual, el robo, el falso testimonio y la calumnia (Mateo 15:19). Y desde el principio de los tiempos, el Señor vio que la maldad del hombre era grande en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era solo y continuamente el mal (Génesis 6: 5).

Nuestros corazones, dejados por su cuenta, pueden engañarnos rápidamente.

Pero alabado sea Dios, ese no tiene por qué ser el final de nuestras historias.

Alabamos a Dios porque amó tanto al mundo, que envió a Su Hijo Jesús para rescatar a las pecadoras enfermas como tú  y como yo.

Fuera con lo viejo, dentro con lo nuevo

No hay forma de que podamos obtener un corazón nuevo por nuestra cuenta. Solo Dios puede realizar este trasplante de corazón milagroso, eliminando lo que es perverso, duro y muerto, y reemplazándolo con una nueva vida que solo puede encontrarse en una relación transformadora con Jesús. Todo lo hace Dios: la búsqueda, la salvación y la  transformación permanente de nuestros corazones para llegar a ser cada vez más como el Suyo. Por Su gracia, comenzamos a caminar con un latido del corazón diferente, ahora somos capaces de ver el mundo y sus mentiras bajo una luz completamente distinta.

“Te daré un corazón nuevo y te daré un espíritu nuevo; Yo quitaré de ti tu corazón de piedra y te daré un corazón de carne. “- Ezequiel 36:26

Manteniendo nuestros corazones bajo control

Incluso después de que Dios ha hecho Su trabajo regenerativo en nosotras, todavía necesitamos recordatorios diarios para ayudar a mantener nuestros corazones bajo control. Dios hace el trabajo, pero debemos proteger continuamente nuestros corazones mediante la búsqueda de más y más de Su verdad contra las mentiras y el pecado que tan fácilmente nos pueden enredar.

¿Cómo hacemos esto?

Sigue la Palabra de Dios. Mis hijos han aprendido esta verdad clave en la Escuela Dominical desde el momento en que pudieron hablar algunas de sus primeras palabras: “La Biblia es la Palabra de Dios y la Palabra de Dios es verdadera”. Ya es hora de que dejemos de creer en las condiciones inestables y cambiantes de nuestros corazones. En cambio, seamos conocidas como mujeres que corren hacia la Palabra de Dios para encontrar las respuestas a todas las preguntas de la vida. “Cada palabra de Dios es perfecta; es un escudo para aquellos que se refugian en él “(Proverbios 30: 5).

Sigue la guía de Dios a través de Su Espíritu. Si eres un hijo de Dios, ¡Su Espíritu vive en ti! En lugar de escuchar las voces del mundo y dejarlas influenciar en los deseos de tu corazón, comienza a permanecer en la Palabra de Dios y aprende a escuchar Su voz mientras Su Espíritu te guía suavemente hacia la comprensión. “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda verdad” (Juan 16:13).

Sigue consejos sabios. El cuerpo de Cristo se compone de líderes que tienen una base sólida en la Palabra de Dios y tienen el don de comunicar la verdad de Dios a los demás. En lugar de vivir en aislamiento, acércate a un consejo piadoso (una mujer mentora, un padre, un pastor o un consejero bíblico son buenos lugares para comenzar) que no tenga miedo de decirle la verdad de las Escrituras en lugar de lo que le gustaría escuchar. “El camino del necio es justo en su propia opinión, pero el que atiende al consejo es sabio” (Proverbios 12:15).

“La imagen bíblica es que Dios hace el trabajo decisivo del trasplante de corazón y la circuncisión del corazón y el corazón no endurecido, e inmediatamente somos partícipes de este milagro como actores conscientes, intencionales y dispuestos que renuncian al viejo corazón, cortando con toda la oposición que podamos reunir la vida anterior, y abrazar lo nuevo y alimentar la nueva ternura de corazón en la Palabra de Dios y por el Espíritu de Dios. “- John Piper

Las formas en que nos engañamos a nosotras mismas pueden ser mucho más profundas y tener repercusiones más graves que un galón de leche mal ubicado. Comencemos este estudio buscando en nuestros corazones desde adentro: agradeciendo a Dios por su trabajo transformador en nosotros y asumiendo nuestra responsabilidad en la búsqueda de la verdad sobre las mentiras.

A sus pies,

Whitney

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

4 Replies to “Podemos engañarnos a nosotras mismas”

  1. Buen dia hermanas: Estoy tomando el estudio de ” La Verdad que triunfa”, esta siendo de gran bendicion y edificacion en mi vida, muchas gracias. Solo que estoy algo confundida con respecto al Plan de lectura y el estudio del dia Martes, pues en el Plan de lectura menciona que el dia Miercoles el tema es” Podemos engañarnos a nosotras mismas”,pero en la reflexion del Martes incluyeron “Satanas odia a Dios y a su pueblo” y al mismo tiempo incluyen “Podemos engañarnos a nosotras mismas”. Espero haberme explicado. Les agradeceria me ayuden en esta confucion. Muchas gracias y que Dios las siga bendiciendo.

  2. Perdonen la molestia nuevamente.
    Acabo de ver la reflexion del miercoles y es la misma del martes, “Podemos engañarnosa nosotras mismas” sigo confundida.

  3. Hola Esther! el problema fue mío -Edurne- al programar el post. En lugar de poner la foto correspondiente al estudio del miércoles, puse la del martes y así se publicó. Por eso se envió el artículo del miércoles con la foto del martes. Perdón por el inconveniente. En el blog publicamos artículos los lunes, miércoles y viernes. Para leer un devocional diario puedes descargar la guía devocional o seguir el estudio por YouVersion =)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.