La gracia y la gratitud

s2d3

Recuerdo una pregunta muy particular en uno de los grupos de estudio: “Describe tu día perfecto”

 

Inmediatamente vinieron a mi mente aquellas cosas materiales, y obvio mis hijos, etc., pero me sorprendió mucho que todas las respuestas dadas estaban libres de desafíos, libres de complicaciones, y, sobre todo, libres de la maravillosa palabra de agradecimiento. Vivimos muchas veces en el constante corre corre y con el pensamiento de que mañana será mejor.

 

Solo y sí.

 

Solo y sí… no me sucediera esto,

Solo y si… tuviera más,

Solo y sí… mi salud estuviera completa,

Solo y sí… mi trabajo pagara mejor, etc.

 

Y estamos totalmente olvidando lo importante, El Señor nos resucitó junto a Su Hijo para vivir en abundancia, no aquella en la que el dinero nos sale hasta por los poros, sino aquella que, a pesar de la tribulación, nos permite ver hacia la eternidad.

 

Concentrémonos como dice aquí en el versículo:

al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”

 

Nuestras tribulaciones son temporales, pero Su gracia es infinita, y aunque hoy tengamos un día difícil, Él nos ha prometido vida eterna, nos ha prometido que estará siempre (siempre) con nosotras, Sus misericordias son nuevas cada día.

Has visto cómo eres de ejemplo y muchas veces sin pensarlo para muchas personas, es ese regalo maravilloso de vivir agradecida el que te permite ser la diferencia en un mundo tan cambiante y tan acelerado. Eres Tú, amiga, quien representa la verdad de vivir el evangelio. No desaproveches la oportunidad, ya que esa es tu encomienda como hija de Dios: ir y mostrar Su amor y Su maravilloso perdón.

 

Cambiemos en nuestro disco duro el archivo de olvidar lo Bueno por la verdad de Sus promesas y vivamos cada día con agradecimiento, recordando que El sobrepasó la muerte para que nosotras podamos vivir en libertad. No permitamos que el enemigo robe el maravilloso regalo del amor de nuestro Padre, Su perdón y sobre todo su gracia incomprensible.

 

Vivamos hoy agradecidas por el regalo maravilloso de la Salvación, y recordemos que en todas las cosas esta Su presencia con nosotras.

 

Desde esta parte del mundo,

 

Guissete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s