Eres Perdonada – Introducción

20160829_173618-2.jpg

 

¿Tienes un collar con una cruz o alguna cruz que decore un rincón de tu hogar? Yo sí. Muchas de nosotras llevamos cruces alrededor del cuello, como pendientes o como anillos. Yo tengo un juego de velas con cruces en ellas. La cruz se ha convertido no solo en un símbolo del sacrificio hecho por Jesucristo, sino en un símbolo de la religión y de la espiritualidad simple.

 

Para muchos, todas estas cruces tienen un sentimiento superficial. No nos mueve como debería. Incluso la cruz que decora mi sala de estar no me lleva a las lágrimas por el sacrificio de Cristo o por mi culpa. Debería. Pero la compré en Hobby Lobby porque era bonita. Es fácil olvidar aquello que la cruz significa realmente.

 

Y del otro lado del espectro están aquellos que han puesto demasiado énfasis en la cruz como objeto. A través de la historia, muchos han buscado las piezas de la “verdadera” cruz de Cristo. En el año 326 la emperatriz Elena, madre de Constantino, comenzó a buscar la tumba de Cristo y el lugar del Gólgota. La historia dice que Elena terminó encontrando tres cruces que creyó que eran la de Jesús y las de los dos ladrones que fueron crucificados junto a él. De la misma manera que algunos han perdido el significado de la cruz por mirar a su mérito artístico, otros lo han perdido por mirar únicamente a la madera de la que fue hecha.

 

¿De qué manera iba a descubrir Elena cuál de las tres cruces era la de Jesús? Se cuentan un par de historias diferentes. Una dice que había una mujer prominente de la ciudad que estaba muy enferma. Se le llevaron las cruces una a una. Las primeras dos cruces no hicieron nada, pero cuando la mujer moribunda tocó la tercera cruz, fue sanada automáticamente. [1]

 

A través de los años, muchos han peregrinado para ver, tocar y besar lo que se supone que es una parte de la “verdadera cruz” para ser sanados y recibir bendición. Tristemente, muchos han convertido la cruz en un ídolo, creyendo que la madera de la cruz tiene poderes especiales. El instrumento de tortura, para muchos, se convirtió en algo en lo que confiar aparte de Jesús.

 

Pero la cruz no es algo que podamos tomar y dejar. Ni es solo un ejemplo de sufrimiento y obediencia. No es una reliquia llena de poder sanador. No es una mera pieza hermosa de decoración. La cruz no es un talismán que nos dé buena suerte y bendición.

 

La verdad es que, el hecho de que la cruz en la que Jesús murió exista o no es irrelevante. Una pieza de madera no tiene ningún poder. La cruz fue un instrumento de tortura en el que el Hijo de Dios nos aseguró el perdón eterno de Dios el Padre. “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” (Col. 2:13–14 RV60).

 

La cruz en sí misma no es nuestra esperanza. Lo que Jesús hizo en la cruz es lo que salva al que cree.

 

En la cruz Jesús satisfizo la ira de Dios.

En la cruz Jesús pagó nuestro rescate.

En la cruz Jesús fue castigado por nuestros pecados.

En la cruz Jesús destruyó el poder del pecado y la maldición de la muerte.

Y en la cruz Jesús aseguró el perdón para los que creen en Él.

 

De esto se trata nuestro estudio: de cómo Jesús obtuvo el perdón de nuestros pecados a través de Su muerte.

 

En este estudio examinaremos diferentes facetas del perdón. ¿Por qué lo necesitamos? ¿Cómo lo obtenemos? ¿Cuál es la extensión de nuestro perdón y cómo debería cambiarnos?

 

La cruz es preciosa porque en ella nuestro Salvador dio Su vida por nosotras. Recibimos el perdón y el poder para perdonar a otros. El perdón es nuestro tesoro, pero no podemos colgarlo en nuestras paredes o ponerlo alrededor de nuestro cuello. En lugar de eso, usamos la cruz como recordatorio del hermoso regalo del perdón que Cristo nos dio.

 

 Jen Thorn

Love God Greatly

 


 

 

eres perdonada materiales

 

 Guía de estudio Eres Perdonada  (pincha para descargarla)

front

Somos Perdonados Guía de niños (pincha para descargarla)

Eres perdonado niños

Ya está disponible para la venta en Amazon el libro Eres Perdonada. Recuerda que es un material complementario que no es necesario para completar el estudio, así que si no lo puedes comprar no te hagas problema, igual podrás completar tu guía.

El libro tiene también los versículos para cada día, el versículo para memorizar y las preguntas de reflexión, además de ocho capítulos y ocho testimonios de mujeres excepcionales que nos cuentan su experiencia personal.

Puedes comprar el libro siguiendo estos enlaces –

Eres Perdonada AMAZON versión KINDLE (por solo US$0,99)

Eres Perdonada AMAZON en PAPEL (por 13,99)

YAFbook cover 3D.png

Todos los fondos recaudados con la venta del libro regresan íntegramente al ministerio. La venta de nuestros libros y diarios devocionales nos ayuda a seguir manteniendo gratis nuestros materiales para mujeres, jovencitas y niños.

Recuerda que puedes participar del estudio formando un grupo con algunas amigas o tú sola y que puedes compartir con nuestra comunidad de mujeres ADG a través de las redes sociales.

Cada lunes, miércoles y viernes tendrás un artículo que complementa el estudio aquí en el blog. Los lunes tendrás también el video de la semana y el desafío práctico.

Comenzamos el lunes 5 de septiembre.

 

 

 

Guardar

Anuncios

2 Replies to “Eres Perdonada – Introducción”

  1. El perdon ha sido Una accion dificil para
    Mi. El perdonar y perdonarme a mi misma. Despues de estudiar un poco mas acerca Del amor y perdon de Dios me he dado cuenta Qûe su sacrificio Por mi Es mas grande de lo Qûe puedo imaginar. Su amor Es mas dulce Qûe la miel, y si el me ha perdonado yo lo acepto y Vivo en obediencia. Gracias Por este espacio Qûe yo Estoy segura Qûe Es de mayor bendicion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s