Entonces ¿Cómo debemos de vivir? Una carta para mis hijos en los últimos tiempos…

A mis cuatro preciosos,

A veces me pregunto cómo habría sido si hubiera crecido en un momento diferente de la historia. Un día en que el mundo no era tan cínico. Cuando la tolerancia no era una religión, cuando el éxito significaba más que el dinero, y cuando más gente genuinamente se miró la una a la otra. Pero distintos momentos sólo han venido con un conjunto diferente de desafíos en este mundo enfermo de pecado. Los propósitos de Dios para nosotros – para nuestra familia – están en el aquí y ahora.

Así que abracemos donde Dios nos tiene. Sería negligente si no le recordara que Jesús está por regresar. Sé que es difícil de entender en medio de responsabilidades y amistades y crecer con oportunidades aparentemente interminables delante de usted. Pero él es, y esto debe cambiar la forma en que vivimos ahora. Escúcheme. El tamaño de nuestra casa, la novedad de nuestros coches, la ropa que usamos, y la emoción que buscamos después. Eso, todo se irá un día. No se distraiga por su seducción temporal. Vivir la vida por lo que perdura empieza ahora, no después.

Entonces ¿cómo debemos de vivir?

Hasta que Jesús regrese, el mundo le ocupará y  confundirá su vida, tratando de llevarle lejos de su primer amor.

Querida, anticipe a Cristo y su regreso. Anhélelo más que cualquier otra cosa, y sosténgase en sus promesas como nunca antes. Viva hoy como si Jesús regresara mañana. Porque él podría. Ame a Dios y ame a la gente con todo lo que tiene. Perdone generosamente, porque se le ha perdonado mucho. Mantenga cuentas claras, recordando que puede no tener mañana. Persiga una vida santa no sólo por el bien de seguimiento de reglas, sino porque hay seguridad, paz y gozo en vivir el camino de Dios, porque un mundo perdido está mirando, y porque su Jesús – Aquel que murió en su lugar – es digno de la misma. Cuando Cristo regrese, que pueda encontrarnos con diligencia siguiéndole. No importa qué tan loco este el mundo, viva en la confianza de saber que Dios tiene la última palabra. Porque le pertenece a Él, usted es heredero de una herencia que no perece, no se marchita o se arruina. Cuando llega la mala noticia, cuando los escépticos se levantan en contra suya, cuando se siente como el mundo está ganando (y  dulce niña, se sentirá así cada vez más) … aférrese a la paz que sólo se puede encontrar en Cristo. Cuando ponga su cabeza en la almohada cada noche, descanse en el que tiene el control de todas las cosas; Aquel que tiene todo el poder para salvar; Aquel que ha de venir de nuevo para gobernar y reinar sobre todos.

Deje que la paz de Cristo reine en su corazón porque para usted, hijo de Dios, todo será para bien. Ya que sabe de esta gran paz, no debe de quedársela solo para usted.

Hable la verdad, aun cuando no es lo popular. Encuentre su identidad en Cristo, no en la aprobación del hombre. Hable del regalo gratuito del Dios de salvación mientras hay tiempo. Mientras uno divide y pelean y pierden sus días, levántese para amar profundamente y sea los pies que traen las buenas nuevas. El tiempo es corto, y  el mundo  necesita desesperadamente escuchar de Él.

Mantente firme, mi hija.

El mundo no va a ser tímido en la lucha por su lealtad,  por lo que debe estar preparado para luchar. Tenga cuidado y esté guardia, pesando todo con la Escritura. No ceda a ser débil y cambiar la verdad, más bien crezca en su conocimiento de Dios para que no sea llevado por mal camino. Habrá un millar de voces que dicen su nombre; aquiétese usted misma el tiempo suficiente para escuchar su voz suave y apacible que dice: “Este es el camino; andad por él”. No va a ser fácil, pero valdrá la pena.

Finalmente, Adora a Cristo.

Adorarlo mucho más que usted adora los deportes, el último gadget, fama, o su plan para una vida perfecta. Nunca se aleje de los pies de la cruz, para que pueda ser recordado de la preciosa sangre que fue derramada por usted. Nunca olvide que se merece la muerte, pero en lugar de eso le dio la vida. Y deje que su vida refleje la maravilla y asombro que brilla en usted, porque no puede superar el hecho de que Jesús le salvó. Oh mi hija, es difícil imaginarse, pero un día verá a Jesús cara a cara. Lo verá y todo sacrificio, toda lágrima, toda prueba se desvanecerá en comparación a su Gloria.

Manténgase firme. Aférrese fuertemente. Nunca se de por vencido. Un día nuestra fe se podrá ver, y no nos arrepentiremos de un solo día de haber vivido por él.

El que declara esto, dice:

«Sí, vengo pronto.» Amén. ¡Ven, Señor Jesús! Apocalipsis 22:20. Ven, Señor Jesús…

A sus pies

, Whitney1

Traducción: Larissa Zelaya.

Anuncios

One Reply to “Entonces ¿Cómo debemos de vivir? Una carta para mis hijos en los últimos tiempos…”

  1. Mira Negui un poquito de esto… En un rato que tengas tiempo lo lees, me yega por mail…esta bueno

    I´ve been marked by heaven
    for ever and ever!!!

    Enviado desde mi iPad mini

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s