Protegiendo la verdad.

protegiendolver

Protegiendo la Verdad

El Apóstol Pedro tenía un corazón por la iglesia, especialmente por aquellos que estaban sufriendo. Podemos ver esto en su primera carta. Su preocupacion por la iglesia lo llevó a cambiar el método un poco en 2 Pedro para enfocarse en los maestros falsos y las teologías peligrosas.

Pedro no es un cazador de herejía enojado, pero es un amante de Dios y Su verdad. Esto lo llevó no solo a llamar fuera a los falsos maestros, sino a equipar a la iglesia para defenderse a sí misma contra estos falsos maestros y sus falsas creencias a través del conocimiento de la verdadera doctrina. Como sucedió de hecho, él trae a colación “conocimiento” 16 veces en esta breve carta.

El pasaje en el que nos estamos centrando en la actualidad, refleja la preocupación de Pedro, pero también es un pasaje famoso por difícil en la Biblia. Los eruditos bíblicos han luchado con el significado de este pasaje durante siglos, y no soy capaz de entrar en todo eso aquí. En su lugar, me gustaría centrarme en la frase, “ninguna profecía de la Escritura proviene de interpretación propia de alguien.”

La verdad es preciada. Debe ser protegida porque solamente la verdad se revela a nosotros lo que es real; quiénes somos, quién es Dios, y es la verdad la que nos salva. La verdad nos hace libres, trae vida a nosotros, y cambia nuestros corazones. La verdad es preciosa porque Jesús mismo es la Verdad. (1 Pedro 2:7). Así que cuando tiene que ver con lo que es verdadero debemos someternos a lo que Dios ha revelado. La verdad no puede ser inventada por nosotros, tampoco determina la verdad basado en cómo nos sentimos.

Cuando Pedro dice: “ninguna profecía de la Escritura proviene de interpretación propia de alguien”, quiere decir que la verdad de la Escritura no se encuentra en el significado subjetivo que atribuimos a él. No debemos hacer o inventar nuevos significados de la Escritura, y no debemos dejar que nuestras emociones dicten el significado de cualquier pasaje de la Biblia. En su lugar, debemos dejar que la misma Escritura hable, y nuestro trabajo es entender con razón, ya que estaba destinado a ser recibido.

Alabado sea Dios, se nos ha dado un ayudador, El Espíritu Santo, quien nos ilumina, nos da luz, en la verdad de Dios para nosotros. A través de la oración, estudiar, y consejería divina, Dios nos ayuda a entender Su Verdad y aplicarla a nuestras vidas.

Debemos de dejar que la Palabra de Dios sea nuestra autoridad en fe y práctica. Esto es lo que los reformadores llaman “sola scriptura” (Solamente la Escritura).

Esto no quiere decir que no haya otras formas de autoridad en la iglesia. Tenemos ancianos de la iglesia y sabios que han escrito libros muy útiles, pero la Biblia es la única autoridad infalible en la iglesia.

“Creemos, enseñamos y confesamos que la única regla y principio rector según el cual todas las enseñanzas y los maestros han de ser evaluados y juzgados son los escritos proféticos y apostólicos del Antiguo y el Nuevo Testamento solamente… Otras obras de maestros antiguos contemporáneos, cual sea sus nombres, no serán considerados como iguales a la Sagrada Escritura, pero todos ellos juntos deberán ser sometidos a la misma…”
-Jacob Andreae (1570).

Esto se refiere a cómo vemos el predicar y enseñar hoy. Tenemos que asegurarnos de que medimos todo por Palabra revelada de Dios.

En nuestra humanidad es fácil a veces aburrirse con las historias y verdades que leemos en la Biblia. A veces se nos antoja algo nuevo y emocionante para nuestro caminar espiritual. Otras veces damos prioridad a lo fácil, palpamos palabras buenas comparadas con duras verdades. Pero hay que ser muy recelosos de cualquier maestro que dice que tiene “nueva verdad”. Servimos a un Dios antiguo (Daniel 7:13; Salmo 90: 2) que nos ha dado la verdad antigua (1 Pedro 1.25).

Debemos de confiar en que no solo Dios es bueno, sino también sus  palabras, aun cuando son duras y nos hacen sentirnos incómodos.

“¿Preferirías una mentira cómoda o una verdad incómoda?”
– Joe Thorn.

Tengamos cuidado a lo que escuchamos de aquellos que predican y enseñan la pura Palabra de Dios y no sus propias ideas o cuestiones.

Mirando A Jesús,

Jen

Traducido por Larissa Zelaya.

Anuncios

2 Replies to “Protegiendo la verdad.”

  1. Que bueno e importante es saber discernir la palabra pura oremos por ella siempre para que los pastores sean siempre guiados por el Espíritu Santo. Y nosotras también bendiciones

    1. Verdaderamente es una gran verdad, discernir la palabra de DIOS pura. Pido a DIos desde el fondo de mi corazon para que mi Pstor sea guiado por el Espiritu Santo y a su vez El pieda guiarnos a la verdad de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s