¡Somos Amadas!

 

¡Qué emoción! Estamos cerrando nuestra primera semana del estudio “Eres Amada”. Espero que hayas sido bendecida.

El tema del amor de Dios es muy importante y tan grande que podemos pasar el resto de nuestras vidas estudiándolo y aun así no entenderlo.

Muchos tienen dificultad para creer que Dios realmente nos ama y nos acepta sin importar nada. Aunque no comprendemos la profundidad y el horror de nuestros pecados, tenemos destellos de lo que es y esos destellos nos hacen darnos cuenta de que no merecemos el amor de Dios.

Una y otra vez tratamos de trabajar para el favor de Dios. Queremos ganarnos su amor, queremos ser merecedores de él. Y he encontrado que hay tres maneras comunes en las que tratamos de ganar el amor de Dios.

 

1. Orando

La oración, que debe ser el grito de un corazón en necesidad y la expresión del amor a nuestro Padre Celestial, a menudo se convierte en el terreno en el que tratamos de estar delante de Dios. Algunos de nosotros estamos tentados a pensar: “Si yo oro lo suficiente, con la suficiente fuerza, con suficiente frecuencia, con suficiente sinceridad, entonces Dios me va a tomar en serio.”

 

2. Leyendo la Biblia

Algunos tienen la sensación de que Dios está con el ceño fruncido hacia ellos porque no han estado leyendo sus Biblias con tanta regularidad como ellos piensan que deberían. Si bien es cierto que nuestro afecto por Dios a menudo se enciende a través de la lectura de Su Palabra, no es cierto que su afecto por nosotros aumenta cuando leemos.

 

3. Buenas Obras

Otros piensan que cuanto más obedecen, más obras hacen por ahí, más Dios se complace con ellos. De modo que podemos sentir como que tenemos que hacer más trabajo voluntario, o ser más amables con nuestras familias, con el fin de que Dios nos sonría.
Debemos arrepentirnos de todas estas cosas porque son un insulto para el amor que Dios tiene para nosotras. Él ha prometido que, como Sus hijos, Su amor por nosotros nunca terminará y debemos ocreerlo por fe. Pablo nos dice que no hay absolutamente nada que nos pueda separar del amor de Dios.

 

Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, 39 ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor!” Romanos 8:38-39

 

“Somos una parte de la familia de Dios, y por eso pertenecemos a Él. No hay billete especial, no hay necesidad de ganar o probarnos a nosotros mismos. Para bien o para mal, tenemos Su nombre, Su amor, Su lealtad, Su aceptación” – Sally Clarkson

 

¿Cómo podemos empezar a comprender el amor de Dios? Debemos mirar a Jesús. ¡Cristo vivió y murió por ti! Él derramó Su sangre para que en lugar de experimentar la ira eterna de Dios puedas experimentar el amor eterno de Dios. Un amor que es totalmente incondicional. Incondicional significa que no hay condiciones que hay que cumplir para poder ser digno de ese amor increíble. Cristo lo hizo todo por nosotros. Nosotros no tenemos que trabajar para ello y no podemos perderlo.

 

“¿Es algo pequeño a tus ojos el ser amado por Dios – ser el hijo, el cónyuge, el amor, la alegría del Rey de la gloria? Cristiano, cree esto, y piensa en ello: serás abrazado eternamente en los brazos del amor, que era desde el principio, y se extenderá hasta la eternidad – el amor que trajo el Hijo del amor de Dios desde el cielo a la tierra, de la tierra a la cruz, desde la cruz a la tumba, de la tumba para la gloria – ese amor que estaba cansado, hambriento, tentado, despreciado, azotado, abofeteado, escupido, crucificado, atravesado – que ayunó, oró, enseñó, sanó, lloro, sudo, sangró, murió. Ese amor eternamente te abrazara.” – Richard Baxter

 

Mirando a Jesús,
jen

Traducido por Larissa Zelaya-Barragán

 

Advertisements

11 Replies to “¡Somos Amadas!”

  1. Que hermosas verdades sobre el perfecto amor que tenemos en Cristo. Que Dios nos ayude a reflejarlo a los demás dándoles amor incondicional

  2. Inmenso es el amor de Dios, incondicional, no existe muestra más grande de amor que la del Padre enviando a su hijo a morir en mi lugar, por que aún en mi condición me amo y me escogió. Oro para poder brindar amor, a la manera de Dios

  3. Le amamos a El, porque El nos amo primero. 1a. Juan 4:19. Gracias Padre por tu Amor desbordado en tu Hijo Jesus!

  4. Gracias le doy a Dios por todos ustedes, por la inspiración bendecida. Si hermanos Dios es perfecto y maravilloso el esta en todas mis acciones y el Espíritu Santo. Que siempre me guía. Si hay esa sed y hambre de su palabra y siempre quiero saber más de el. Para estar preparada para el día de su benida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.