Andar dignamente

ruth

Me encanta la historia de Rut. En ella encuentras a una mujer que, después de algunas trágicas pérdidas, se mudó con su suegra a un país extranjero. Allí experimentó muchas experiencias duras. No tenía un protector ni nadie que proveyera para ella, pero en el medio de su dificultad, vivió de una manera digna de su llamamiento. Ella es un gran ejemplo de una mujer que exhibió las cualidades de carácter de las que Pablo habla en Efesios 4:1-2

También nosotras estamos llamadas a andar “como es digno de la vocación con que fuisteis llamados”. Esto no significa que ganamos el favor de Dios por la manera en la que vivimos, sino que la salvación que nos ha sido dada en Jesús debería guiarnos a vivir vidas que le honren y lleven unidad a la iglesia.

¿Qué significa ser llamado?

Cuando Pablo habla del llamamiento del cristiano, generalmente se refiere a la obra soberana de Dios en nuestro corazón que nos lleva cerca de Él y por la que somos hechas Suyas (Romanos 8:28; Gálatas 1:6). Somos llamadas a pertenecer a Jesús (Romanos 1:6), ser sus siervas (1 Corintios 7:22), a ser un pueblo unido (Colosenses 1:15), a vivir en santidad (1 Tesalonicenses 4:7).

Pero, ¿cómo andamos de manera que sea digna de nuestro llamamiento? Vigila tu carácter (Efesios 4:1, 2). Pablo dice que debemos ser humildes, mansas, perdonadoras y pacientes.

Humildad

La mujer humilde tiene una visión realista de Dios y de sí misma. Ve a Dios como glorioso, supremo y totalmente satisfactorio y a ella misma como pecadora y necesitada de misericordia. No nos gloriemos en nosotras mismas, sino en el que salva. No nos llenemos de orgullo, sino de agradecimiento.

Un andar digno es humilde.

Mansedumbre

Una mujer mansa es cuidadosa al tratar con otros. Es capaz de ponerse en el lugar de otros, de tener empatía con lo que afecta a los demás. Una mujer mansa habla con palabras amables en tono amable. No es gritona, dictatorial, dura ni maleducada, sino razonable. Es firme, pero sensible. La mansedumbre es una cualidad que puede ser aprendida y por la que debemos orar, puesto que es parte del fruto del Espíritu.

Un andar digno es manso.

Perdón

Perdonar significa no devolver el pecado de otros una semana, un mes o un año antes de la ofensa, sino extender misericordia al culpable, darle nuestra queja a Dios y seguir adelante. Cuando me amargo o no perdono a otros, estoy asumiendo que los pecados de los demás en mi contra son más serios e importantes que los míos en contra de Dios. La cruz debe transformar nuestra perspectiva. A través de la cruz me doy cuenta de que ningún pecado cometido en mi contra se acercará a los innumerables pecados que yo he cometido en contra de Dios. Cuando comprendemos cuánto nos ha perdonado Dios, no debe ser difícil perdonar a otros.

Un andar digno perdona.

Paciencia

La paciencia es responder de manera piadosa a las provocaciones. La paciencia no ignora las provocaciones de otros, simplemente busca responder de la manera adecuada. Nos permite controlar nuestro temperamento y tratar con la provocación de manera que las relaciones puedan sanarse en lugar de agravarse. Busca el bienestar del otro individuo, más que la satisfacción inmediata de nuestras emociones alteradas.

La paciencia requiere autocontrol y poner a los demás antes de nosotros mismos. Es difícil porque va en contra de nuestra naturaleza egoísta.

Un andar digno es paciente

Pablo nos urge a caminar de manera digna de nuestro llamamiento para que nuestras vidas reflejen la gloria del Dios que nos dio la vida. Al hacer esto, no sólo mostramos la belleza de nuestro Dios, sino que también mantenemos la paz y la unidad con nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

La manera en la que vivimos no nos salva. La manera en la que Cristo vivió, murió y resucitó es lo que nos salva. Pero cómo vivimos tiene gran importancia porque nuestras vidas son un testimonio de Su gracia.

Mirando a Jesús,

Jen, GoodMorningGirls.org

Anuncios

4 thoughts on “Andar dignamente

  1. Magnífico escrito que leeré varias veces pidiéndole a Cristo Jesús que me transforme ya que muchas veces siento que tengo poca paciencia y no soy humilde. Gracias
    En otro sentido me gustaría que me indicaran o me dieran guías de como hacer un cuaderno de oración porque soy muy dada a olvidar peticiones que hago.

  2. HUMILDAD, MANSEDUMBRE, PERDONAR Y PACIENCIA. para mi dones, caracteristicas que solo podemos llegar a tener estando firmes en EL SEÑOR Y nutriendonos con su palabra viva. nadie dijo que seria facil, pero de su mano todo es posible.gracias por esta bendicion, DIOS les siga usando.
    AMEN, AMEN, AMEN.

  3. Dios las siga usando con estos mensajes tan bellos. Tener humildad, mansedumbre, paciencia y saber perdonar, no es nada fácil o algo que podamos demostrar, sino tenemos a Jesús en nuestro corazón, en nuestras vidas, solo con MAS DE EL Y MENOS DE MI, puedo ir creciendo y logrando esas cualidades,
    Por mi sola NO, todo el crédito y la gloria es para EL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s