Canalizando nuestra pasión por el Evangelio

Diapositiva28

Una de las lecciones más grandes como mamá que Dios trae a mi mente constantemente es la de tener más pasión por las personas que por las cosas. Ser más apasionada por mis hijos que por los desastres que puedan hacer en el hogar a lo largo del día.

Si paso todos los días tratando de vivir según los estándares de perfección que yo misma he creado en mi cabeza, entonces me perderé el ministerio que Dios ha puesto ante mí. Puedo completar toda clase de proyectos y mostrar toda clase de talentos, pero si me niego a amar a otros durante el proceso, entonces no habré llegado al objetivo en lo absoluto.

La pasión de Pablo era en evangelio, tanto así que no podía dejar de hablar sobre ello:

Efesios 3:1-3
Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros; que por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente.

Lo que Pablo dijo sobre los judíos y los gentiles siendo uno en Cristo causó una gran controversia. Entendería que él estuviera preocupado por su imagen o que sintiera lástima sobre sí mismo porque todo el asunto acabó llevándolo a prisión. Pero, aún con todo, sigue enfocado en su pasión. Pablo sabe de lo que está hablando, conoce la importancia crucial de mostrar a Jesús y la salvación por gracia a cualquiera que se pare a escucharlo.
Me pregunto cuánto más podríamos lograr por el Evangelio si nos centráramos justo en eso: El Evangelio. Temo que a menudo canalizamos nuestras energías en tantas cosas diferentes que perdemos de vista el ministerio real al que Dios nos ha llamado desde el principio. Nosotras hacemos las cosas a nuestra manera y somos expertas en comprometernos a hacer toda clase de proyectos, organizar ministerios y a cumplir con un montón de buenas obras, pero permitimos que haya división en el cuerpo y nuestras propias agendas se interponen en el camino de Jesús hacia el primer lugar de nuestras vidas.

Sólo piensa en lo efectivas que podríamos ser para el Evangelio si tuviéramos más pasión por la persona – JESÚS – que por el “proyecto”.

¿Necesitas responder a este llamado a volver a tu primer amor? ¿Qué esperas? ¡Hazlo!

Él está esperando pacientemente. Deja a un lado lo que no es necesario y gózate de Su presencia.

A Sus pies,

Whitney – GoodMorningGirls.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s