Un testimonio GMG – Wendy Cardeña

En el día de hoy, queremos compartir con todas el testimonio de una de nuestras líderes, Wendy Cardeña:

Amadas hermanas, la recaída de salud física fue muy terrible, pero la recaída de salud espiritual fue peor. Durante todo este tiempo el Señor ha trabajado conmigo, no se imaginan todo lo fuerte que fue, fue una prueba de amor y de fe.

Es muy fácil sentirnos en nuestra zona de confort y creer que tenemos el control….eso es terrible!!!  Creer que podemos hacer las cosas en nuestras fuerzas, olvidando que es Dios quien debe tener el control absoluto de nuestra vida, que debemos negarnos a nosotras mismas y seguirlo…obedientes, mansas. Y también es muy fácil decir a nuestro prójimo que el Señor está en control, que El todo lo puede…y llega la prueba y te tambaleas y en muchas ocasiones también dudas y vuelves a mirarte tirada en el suelo, como al inicio del camino, así como le sucede a Pablo en el camino a Damasco, (Hechos 9:8) y quieres salir de ahí sola, en tus fuerzas…y EL, cuando debiera rechazarnos por quedarnos cortas en fe… abre más sus brazos misericordiosos y con una dulce sonrisa llena de amor te dice: “VEN, Yo nunca te he dejado sola, levántate que yo ya te he perdonado”, como a la mujer de Juan 8.

Y después aún de caer una y otra vez, recibes la gracia y el perdón, así como lo recibió Pedro después de negar a Jesús; y además de eso, el más grande regalo que jamás imaginaste….Un milagro que además de todo, te exhorta a meditar sobre tu fe en roca. En ese momento me regrese a Lucas 9, sintiendo lo que cada uno de los 12 tuvo que haber sentido al ser testigos presenciales del gran poder de Jesús.

Servimos a un Dios que hace posible lo imposible, a un Dios fiel, que cumple sus promesas, porque nos dice en su  Palabra “Clama a mi y yo te responderé” (Jer 33:3), no es condicionante, porque no nos pone un pero, EL nos responde, EL me respondió de esa manera, y me mostró una vez mas que si no lo tengo a El, no tengo nada, y después de 3 días de agonía, de obscuridad, me sacó de ahí , como a Jonás del vientre del gran pez (Jonas 2)

Entonces viene el replanteamiento… ¿Cómo puedo enseñar algo que yo misma aun no termino de aprender? Y me aparté por tanto tiempo, que me daba mucha vergüenza regresar, y entendí que yo no estoy aquí para enseñar sino para aprender junto a ustedes, porque a cada una de nosotras el Espíritu Santo del Señor nos habla de diferentes maneras, y por nuestros testimonios podemos impactar vidas de otras personas.

Y regresé al inicio de todo, lo que lleva más trabajo: Negarme a mí  misma, tomar mi cruz y seguirlo. Y tomar el ejemplo de Jesús de permanecer en espíritu, para que la carne no se haga presente, como bien lo dice en su Palabra: orad sin cesar (1ªTes5:17)

Esta es mi historia hermana, ¿cuál es la tuya?

Wendy

 

¿Tienes un testimonio GMG que quieras compartir con nosotras? Nos encantaría saber cómo Dios está tratando contigo a través de nuestros estudios bíblicos.

Si quieres ser parte del nuevo estudio bíblico de Efesios del 3 de junio al 27 de ve a GMG español e inscríbete en un grupo.

afiche

Advertisements

2 Replies to “Un testimonio GMG – Wendy Cardeña”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.