La Batalla contra la Hipocresía

Image

Todos queremos sentirnos amados y aceptados, y le tememos a ser juzgados por otros. Queremos ser admirados por amigos y familia y agradar a Dios, pero es fácil quedar atrapado en la manera incorrecta de alcanzar esto. A veces estamos más interesados en vernos espirituales que en ser realmente espirituales.

Al final de Lucas 11 Jesús fue invitado a cenar a la casa de un fariseo. La costumbre de esos días era de lavarse las manos antes de que fueran sentados en la mesa, pero Jesús ignoro esa tradición para el asombro y consternación del Fariseo, y probablemente de sus otros invitados.

Todas las acciones de Cristo fueron hechas con precisión y con un propósito. Así que, mientras  Jesús puede verse como un invitado grosero, hay una razón calculada para él actuar de esta manera. Le dio a Jesús la oportunidad que necesitaba para hacer frente a un problema muy serio-la hipocresía.

38 El fariseo se extrañó al ver que no había cumplido con la ceremonia de lavarse antes de comer. Pero el Señor le dijo: Ustedes los fariseos limpian por fuera el vaso y el plato, pero por dentro ustedes están llenos de lo que han conseguido por medio del robo y la maldad. (Lucas 11:38-39)

Es fácil de sacudir la cabeza a los fariseos y juzgarlos de ser unos terribles hipócritas religiosos. Animas tu a Jesús y dices “Si, así es, diles!”? Pero las palabras difíciles que dice Jesús no es solo para los Fariseos. Son para nosotros también.

Hay muchas áreas de nuestra vida donde nos centramos más en la limpieza de la parte exterior de la copa, en lugar de centrarse en el interior. Podemos trabajar duro para hacer que parezca que nuestro matrimonio proviene directamente de un cuento de hadas, y sin embargo, a puerta cerrada, está herido, hay crueldad,  orgullo y egoísmo.

Ser padres es otra trampa de hipocresía. No queremos ser avergonzados por las rabietas de nuestros hijos en la tienda, o por hermanos que pelean cuando los invitados se han ido. Así que es fácil centrarse en el comportamiento, en lugar de pasar menos tiempo en el corazón. Este enfoque de la vida cristiana nos hace propensos a juzgar a otros padres cuyos hijos no cumplen con nuestras estrictas normas de comportamiento externo. Podemos incluso pensar en ellos como padres menos piadosos.

¿Qué hay de su casa o su apariencia personal? ¿Se puede realmente decir que limpias y decoras con la gloria de Dios en mente? O bien, son tus amigos en tu mente? ¿Escondes las 8 canastas de ropa a puerta cerrada en tu dormitorio porque estás avergonzada de que te has atrasado esta semana (en mi caso esto sería cada semana)? ¿Sientes que la gente te ve como más piadosa si tienes tu casa en orden, peinada diariamente, con una sonrisa en su cara y tener en el horno pan fresco? Tal vez la alabanza de nuestros amigos por nuestra apariencia exterior nos hace sentirnos más espiritual. Más valioso.

La hipocresía no sólo nos lleva a centrarse en lo que los demás piensan de nosotros, sino que también nos hace pasar mucho tiempo juzgando a los demás, criticando mentalmente la casa más desordenada o los métodos de crianza de los hijos, o las opciones de estilo. Todo esto y mucho más es por eso que Jesús emite sus palabras duras.

El principio que está poniendo ante nosotros es que la conformidad exterior a cualquiera de las normas culturales o mandamientos bíblicos no es lo que Dios busca. Él quiere que nuestros corazones. Y cuando tiene el corazón roto, y humillado por nuestro pecado, creer y descansar en sus promesas, él tiene completa a la persona. Sólo entonces el comportamiento externo tiene valor, ya que se deriva de un cambio interno. El “de dentro del vaso” sólo puede ser limpiado y justificados por la gracia de Dios.

“No Dios, que nos ha hecho estos cuerpos (hechas formidables,  y maravillosamente), hizo estas almas también, que son hechas más formidables, y maravillosas? Ahora, si él hizo ambas cosas, justamente espera que deberíamos tener cuidado de ambos “- Matthew Henry

La clave aquí no es centrarnos en nosotros mismos, ni siquiera en nuestro propio interior. La clave es centrarse aún más en Cristo. Cuando hacemos esto, vemos rápidamente que todavía no hemos llegado a la perfección y que tenemos un lío en nuestros corazones que hay que limpiar. Sólo entonces podemos ver lo que Cristo ha hecho por nosotros y lo que puede hacer en nosotros.

Esto nos lleva a desarrollar un conocimiento más profundo de Dios a través del estudio de su Palabra, orar sin cesar (1 Tes. 5:17), y que añoran los “adornos del alma”, como la santidad, la alegría, la humildad, la bondad, la dulzura, el sufrimiento también, y sabiduría, sabiendo que se encuentran en nuestra relación con Jesús.

Cuando hacemos esto el orgullo se debilita y muere. No vamos a tener el tiempo ni la inclinación a buscar la alabanza y la aprobación de los demás. Sólo desearemos tener mucho tiempo con Dios.

Los fariseos eran muy particulares sobre las apariencias y obsesionado por menudencias. Se juzga la santidad de los demás por cosas sin importancia, como el lavado de las manos antes de comer. Jesús los reprende diciendo esencialmente “, es posible lavarse las manos con agua, pero ustedes no se lavan los corazones de la maldad.” Puede que seamos capaces de engañar a los demás a pensar que tenemos todo junto, pero Dios ve nuestro ser interior. Al final, los fariseos descuidaron esas cosas que son de mayor importancia. Seamos mujeres que encuentran más en común con David, quien dijo: “Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí”.

Mirando a Jesús,

Image

Traducido por Larissa Zelaya Barragan

Anuncios

One thought on “La Batalla contra la Hipocresía

  1. Queridas chicas!
    Que bendición tenerlas! Gracias a Dios que un día puso en sus corazones este proyectó que bendice a tantas mujeres.
    Le doy gracias a Dios y a cada una de ustedes. Dios es bueno, piensa en nosotras y nos ama profundamente. Que El sea el centro de nuestras vidas. Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s