El Camino al Arrepentimiento

Image

Cuando Martin Lutero escribió su tesis 95 coloco como numero uno esta “Cuando nuestro Señor y Maestro, Jesucristo, dijo:” Arrepentíos “, el llamó a durante toda la vida de los creyentes a ser uno de arrepentimiento.”

Arrepentimiento fue el mensaje principal que Juan tenía para las personas en sus días y para nosotros.

Mateo 3:2 – Juan el Bautista enseño, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado!”

Bueno, para que podamos ser mujeres de Arrepentimiento necesitamos saber lo que es y cómo hacerlo.

Que es arrepentimiento?

El catecismo Breve de James P. Boyce de la doctrina Bíblica (1886) da una definición simple y sencilla. “El arrepentimiento es dolor por el pecado, acompañada de una determinación, con la ayuda de Dios, de no pecar más”.

El arrepentimiento por lo tanto es más que un sentimiento de culpa, y más que simplemente hacer mejor. Se trata de una reorientación profunda del corazón que implica una verdadera comprensión del pecado, un profundo sentimiento de tristeza según Dios,  Posesión y la confesión de nuestras culpas, un odio de lo que hemos hecho, y un alejamiento de la injusticia hacia Jesucristo. Echemos un vistazo a todo esto.

1. Vista

Hay cosas que son dolorosas a la vista. Esta es una de ellas. Tenemos que tomar una mirada cuidadosa a nuestras palabras, acciones y corazones. Si eres un pecador como yo,  encontrarás una gran cantidad de  fealdad. El cristiano sólo empieza a ver sus pecados a través de la verdad de la palabra de Dios y el ministerio del Espíritu Santo (Hebreos  4:12; Juan 16:8).

2. Dolor

Una vez que realmente vemos nuestro pecado sentiremos dolor. Esta no es la tristeza superficial de limitarse a ser descubierto. Se trata de una “agonía” (Thomas Watson) del alma. La Biblia lo llama un corazón roto (Salmos, 51:17). En declaraciones a Dios, David dice en el Salmo 51:4 “Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos;”.  David robó la esposa de otro hombre y luego planeó y llevó a cabo su asesinato. Ahora está roto por este pecado horrible y básicamente dice a pesar de la gente que le he hecho mal, en última instancia, es contra  Dios que he pecado,  David se rompe a través de esta verdad. Esto va para nosotros también. Cuando le gritamos a nuestros hijos, hablar irrespetuosamente a nuestro cónyuge, tiramos el dinero o descuidamos nuestros cuerpos estamos pecando contra Dios.

3. Confesión

El arrepentimiento siempre incluye una confesión sincera y arrepentida del mal que hemos hablado, actuado o pensado. A veces significa confesar a los demás. Tal vez a un niño contra el cual hemos pecado o un amigo a quien hemos lastimado. Pero siempre significa confesar nuestros pecados a Dios. Confesión glorifica a Dios (Josué 7:19) nos humilla y nos hace más dependientes de Jesús. Confesiones es un medio en el que nuestros corazones se suavizan.

4. Odio

Verlo, hacer duelo, y confesar nuestros pecados nos debe de mover a odiarlo (Zacarías 3:4-5; Salmos.119:104). Debemos odiar ya que entristece al Señor y daña nuestras vidas. El pecado es un destructor satánico que trae la ruina para el hombre y la creación. El único sentimiento apropiado que se debe tener hacia el pecado es el odio santo. (1 Juan 3:8).

5. Alejarse

Por último debemos apartarnos de nuestro pecado y, en cambio volvernos hacia Dios (Hechos 26:20). Volviendo la espalda al pecado no es simplemente la renuncia de un mal hábito, pero el rechazo del mal y un retorno hacia Dios y su gracia.

El arrepentimiento no hace una mujer perfecta. Usted nunca se arrepentirá perfectamente este lado del cielo. Va a ser una actividad permanente para nosotros, todos los días, porque seguimos siendo pecadores y necesitados de misericordia diaria. El arrepentimiento no nos salva porque ya estamos salvados. Pero sí nos libera de la tiranía del yo.

Una cosa para recordar es que el arrepentimiento no es una manera de manipular a Dios para que nos bendiga y os de lo que queremos. No es una forma de ganar el favor de Dios o una manera de hacer lo “feliz”. No se puede manipular a Dios a ser bueno. Él ya es bueno, ya te ama más de lo que puedas imaginar y siempre bendice a su pueblo.

He encontrado un famoso tratado de Thomas Watson en arrepentimiento el cual ha sido una de las guías más útiles a través de esta importante doctrina.

Mirando a Jesús,

Jen

GMG

Traducido por: Larissa Zelaya Barragan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s