Saliendo de nuestra zona de comodidad

lucas 1-37 b

Acabo de regresar de un asilo local en el que mis hijos mayores (10 y 11 años) y yo jugamos Bingo por dos horas con dos señoras muy dulces. Cuando llegamos a la camioneta para irnos, uno de los niños le dijo a su hermano “No te rías de mí, pero siento como que el sol está brillando en mi corazón ahora mismo” y el otro respondió “¡Yo también! ¿Quieres regresar el mes que viene?

Tenemos una cita chicos.

Mirando atrás al momento en el que estábamos cenando tres horas antes, toda la familia estaba discutiendo sobre el viaje al asilo. Lo que comenzó como una conversación sobre qué esperar y cómo comportarse se convirtió rápidamente en una conversación sobre ministerio. ¿Por qué lo hacemos? ¿Cómo es? ¿Qué dice Dios sobre ello? ¿De qué forma ha llamado Dios a nuestra familia a servir a otros en el pasado? Mi esposo y yo oramos a menudo para que nuestros hijos “amen a Dios con todo su corazón y amen también a las personas” y queremos que ellos sepan que incluso noches informales como esta pueden ser oportunidades intencionales para animar a otros con el amor de Cristo.

Uno de mis hijos estaba bastante emocionado con la idea de ir. El es sociable hasta el extremo. Cuando regresamos de vacaciones el verano pasado, saltó de la camioneta e inmediatamente fue de puerta en puerta en nuestra calle sólo para que los chicos supieran que había regresado en caso de que lo necesitaran. Tiene el don de hacer reír a las personas (especialmente a los bebés) y siempre está listo para la siguiente fiesta.

Lo que no saben es que esa noche supuso un enorme salto de fe para otro. Mi otro hijo iba a estar totalmente fuera de su zona de comodidad y lo sabía. El prefiere las caras familiares y las situaciones pequeñas e íntimas. Sentarse en un gran espacio abierto con completos extraños no es su primera opción para una noche de diversión. Y aunque en verdad quería participar, no estaba seguro de que fuera efectivo. Me llevó a un lado después de la cena y me preguntó en privado “¿De qué voy a hablar con ellos? Ni siquiera sé lo que les gusta”.

Salir de nuestra zona de control nunca es fácil.

Uno pensaría que el Dios que nos formó (con nuestras personalidades complejas y diferentes) sólo nos pondría en situaciones en las que podemos encajar perfectamente. Con seguridad, El sabe que me gusta que mis días fluyan en un perfecto orden de acontecimientos predecibles y El escogerá de entre Sus hijos a aquellos que son, digamos, flexibles, para que hagan más cosas espontáneas. Ellos van a ser más efectivos de todas formas ¿verdad?

Pero Dios parece estar ocupado en estrujarnos, moldearnos, refinarnos y utilizarnos en formas que no serían nuestra primera opción para una noche de diversión, si sabes lo que quiero decir.

Muchas veces en la Biblia los siervos de Dios son llamados a salir de su zona de comodidad. El hace un hábito de usar lo ordinario para hacer lo extraordinario. Dios llama a un pastor a ser rey. Un copero construye un muro importantísimo. Una reina huérfana arriesga todo para ayudar a rescatar a su pueblo. A un hombre que admitió carecer de habilidades oratorias se le pidió que guiara a la libertad a una nación completa. Muchos reciben instrucciones de dejar un hogar cómodo y familiar a cambio de una tierra extranjera. On, y una adolescente soltera es escogida para ser la madre del Mesías. Y, confía en mí, esto es sólo arañar la superficie.

Porque nada es imposible para Dios ~ Lucas 1:37

 ¿Te está llamando Dios a dejar lo familiar por lo desconocido? ¿Te está pidiendo que hagas algo completamente fuera de tu zona de comodidad?

Puede ser un pequeño paso o uno a escala mucho mayor. De cualquier forma…

El puede estar preparándote para algo extraordinario, de la forma que sólo Dios puede hacer.

¿Puedes adivinar cuál de mis hijos fue el primero en hablar del “brillo del sol” en su corazón hoy? Con un poco de confianza en Dios, creo que encontró algo sobre lo que hablar con estas mujeres después de todo. Gracias Dios. Y para que no nos pongamos demasiado cómodos, el desafío para el mes que viene: reunir el suficiente valor para preguntarles de qué forma podemos orar por ellas. Pasos de bebé, Señor. Te seguiremos. Y por tu gracia, podremos VIVIR COMO JESÚS un poco más que antes.

 Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra.” ~ Lucas 1:38

A Sus pies,

Whitney, GoodMorningGirls.org

Desafío: ¿Te ha pedido Dios que des un paso en obediencia y le sigas fuera de tu zona de comodidad? ¿Qué primeros pasos puedes dar en este proceso hoy?


– – – – – – – – – – –

Escrito por: Whitney, GoodMorningGirls.org

Traducido por: Edurne Mencia

Anuncio Lucas español

Advertisements

5 Replies to “Saliendo de nuestra zona de comodidad”

  1. me encanto este compartir, me pasa muy a menudo lo que le pasa a tu hijo, pero cuando me pongo en sus manos veo que solo soy el instrumento y se ve su mano y no mi yo lo puedo!!

  2. Yo también cuando le pedí a Dios poder servirle y dejar mi zona de comodidad, me fuí a servir voluntariamente a un asilo para ancianos, Dios empezó a derramar bendiciones con trabajo y crecimiento espíritual.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.