El Salvador que vendrá

s1d5
Lectura: 2 Samuel 7:10-13
Devocional: 2 Samuel 7:12-13


Vamos a ver a través de estos pasajes que los planes de Dios para la humanidad están entrelazados con David y su familia.

Pero también vamos a comprender  que es Dios  quien determina las cosas y Él es un Dios de propósito, que no nos abandona, sino que tiene un destino grande para su creación, por su gran misericordia y amor.

David quiso hacerle una casa a Dios, un templo, pero la respuesta fue no; porque había algo más grande, una dinastía, una descendencia que estaría en el trono. Dios ya había determinado cosas más grandes, edificar una casa permanente y segura, la cual sería más gloriosa.

Dios honró lo que David le dio, ya que se lo dio  con intenciones sinceras,  no estaba mal. Pero tenemos que entender que Dios es soberano y así, a través del profeta Natán, David recibe este mensaje de Dios con una gran promesa.

“Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, YO levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino.
El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré su reino” 2 Samuel 7:12, 13

Esta gran promesa que Dios le hizo a David solo tiene un cumplimiento futuro. David solo se beneficiaría de ella en su tiempo a través de la fe.

Pero los profetas  previnieron un cumplimiento mayor de esta promesa, y así lo vemos en Jeremías 23:5: “ He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichosos, y hará juicio y justicia en la tierra”

También en Isaías 9:6-7: “ Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”

Esta gran  promesa para David es cumplida en Jesucristo, el reina y seguirá reinando en el trono de David para siempre.

 

Hoy podemos vivir sabiendo que Dios cumple sus promesas y hoy te invito a confiar en Dios, en su Hijo Jesucristo. Y como decía David también nosotros lo decimos:” Y ahora, Señor y Dios, reafirma para siempre tus promesas que nos has hecho. Cumple tu palabra para que tu nombre sea siempre exaltado, y para que todos digan “EL SEÑOR TODOPODEROSO ES DIOS”

Dios las Bendiga,

Carmen Salleres Benavente

Viviendo la profecía

 s1d3

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:6-7)

 

Isaías tuvo el privilegio de dar la mejor de las profecías para el mundo: El nacimiento del Mesías. Quien vendría a salvar y restituir la relación perdida entre el Señor y los hombres.

 

Dios lo revela como niño, para mostrar la humanidad de Jesús. Lo revela como hijo, como HIJO UNIGÉNITO de Dios, y a la vez menciona el principado sobre su hombro. Es la soberanía de Jesús como Rey de reyes. Sigue el profeta detallando las cualidades y nombres con los cuales será reconocido el niño que traería la salvación.

 

Años atrás leí un libro en el que hacían una referencia especial a las diferentes maneras de nombrar a Dios, y describía que, de acuerdo a la forma en cómo Él nos mostraba Su poder en nuestras vidas, era así como le llamábamos en la oración. En el devocional de hoy encuentro cinco formas de nombrar a Jesús: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno y Príncipe de Paz.

 

Admirable y Consejero: quién mejor que Él para guiarnos en todas nuestras decisiones y en nuestro proceder. Dios Fuerte, es quien me protege, guarda y libra de todo mal. Padre Eterno, me formó y escogió desde antes de nacer, antes de la creación del mundo y es quien me ha amado sin principio ni fin. Príncipe de Paz, en Jesús encuentro siempre esa paz que sobrepasa todo entendimiento, aquella que no alcanzan palabras para describirla, en medio de las dificultades.

 

Tenemos el privilegio de vivir la profecía anunciada por Isaías, tenemos a ese “niño” que trajo salvación, esperanza, luz, guía. Que siendo Dios se hizo hombre, y siendo Rey nació en un pesebre, pero vino a regalarnos Vida Eterna.  Anunciemos a todos el nacimiento de Jesús y recordemos la razón por la cual   vino a esta tierra.  Sigamos proclamando sin cesar con nuestra vida, nuestro corazón y con todo nuestro ser: ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!

 

Alcanzada por Su Gracia,

Carolina de Santos


 

Si aún no lo has hecho, puedes descargar tus materiales aquí –

GUÍA DE ESTUDIO – DIOS CON NOSOTROS

portada

Y si tienes peques en casa, o eres maestra de escuela dominical, quizás quieras descargar también la Guía de niños que acompaña a la nuestra –

GUÍA PARA NIÑOS – DIOS CON NOSOTROS

portada-navidad-ninos

 

 

La promesa de un Salvador

s1d1

 

La primera vez que se menciona la serpiente es en Génesis 3:1. Se identifica como Satanás tomando el cuerpo de ese animal. Levítico 11 nos dice que era un animal inmundo pero fuerte y astuto. Dios la maldijo, este animal estaría bajo Su juicio, humillado a causa de la caída.

Absolutamente toda la creación fue afectada.

 

Romanos 8:20-22

“Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;”

 

Más que la serpiente, Satanás (el mentiroso) fue descubierto ante nuestros ojos. Todo parecía oscuro para el ser humano, sin embargo Dios envía una esperanza para nosotros, la Simiente de la mujer. Jesús, descendiente de Eva.

 

La promesa de ese Salvador, en el futuro, aplastaría la cabeza de la serpiente; su liderazgo, influencia, su principado en el mundo. Jesús aplastó a Satanás fatalmente en la cruz. Sí, Jesús sufrió (calcañar-Romanos 16:20) pero Satanás quedaría en breve aplastado por Cristo.

 

Porque Él venció.

 

Su obra fue redentora, hubo dolor pero al mismo tiempo misericordia para nuestra vida. Dios descubrió públicamente a Satanás y sus demonios para vergüenza de él.

 

El ser humano puede dejar de estar atado al pecado porque Jesús nos perdona y nos cubre con Su sangre. Al venir al arrepentimiento estábamos muertos pero Él nos libertó, anulando el acta que estaba en nuestra contra y clavándola en la cruz.

 

Colosenses 2:14-15

 

“anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.”

 

Su gracia anuló nuestros pecados, ahora somos libres de la muerte eterna para condenación.

El Verbo se hizo hombre, hábito en esta tierra, contemplamos s+Su Gloria hoy.

 

Él, el unigénito del Padre, entregó su vida para rescatarnos. Tenemos acceso al cielo, ¡tan fácil!, solo es cuestión de rendir nuestra vida al Salvador.

 

Al Único y Sabio Dios,

 

Jess Morgan

 

 

Plan de lectura semana 1 –

semana-1

 

Versículo para memorizar semana 1 –

semana-1

 


 

Si aún no lo has hecho, puedes descargar tus materiales aquí –

 

GUÍA DE ESTUDIO – DIOS CON NOSOTROS

portada

Y si tienes peques en casa, o eres maestra de escuela dominical, quizás quieras descargar también la Guía de niños que acompaña a la nuestra –

GUÍA PARA NIÑOS – DIOS CON NOSOTROS

portada-navidad-ninos

 

Descarga tus materiales – Navidad

banner-general

Comenzamos nuestro próximo estudio Dios con nosotros el próximo lunes 28 de noviembre, ¡y no podemos estar más emocionadas!

 

Invita a tus amigas, vecinas, compañeras, familia… y formen un grupo para hacer juntas este nuevo estudio que nos llevará, a través de cuatro semanas, hasta los días cercanos a la celebración de la Navidad.

¿Te animas a participar? Puedes descargar aquí tu guía de estudio para prepararte para el lunes –

 

GUÍA DE ESTUDIO – DIOS CON NOSOTROS

portada

Y si tienes peques en casa, o eres maestra de escuela dominical, quizás quieras descargar también la Guía de niños que acompaña a la nuestra –

GUÍA PARA NIÑOS – DIOS CON NOSOTROS

portada-navidad-ninos

 

¡Te esperamos el próximo lunes!

 

Gratitud en todo tiempo

s2d5

 

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:18

 

Este versículo comienza diciendo: “Dad gracias en todo”. Orando con empeño, con súplica, pero ante todo orando con agradecimiento. Versículos anteriores distinguen a un hijo de Dios estando gozoso ante cualquier circunstancia de la vida. Algo difícil ¿cierto? Pero nunca imposible. Reúnete con una mujer, intercedan una por la otra y verás que tu pena disminuye y tu gozo aumenta. Sé “agradecida” siempre. No dice si tenemos ganas, si las circunstancias nos gustan, ¡no!

 

Pablo dice en todo tiempo. ¿Te quejas continuamente? ¿Te haces la víctima? Mientras escribo pienso en aplicar primeramente en mí, y pienso que la palabra de Dios es un espejo donde puedo ver mi queja, mi amargura por falta de gratitud.

 

Demos gracias “En todo” porque dónde estás es la voluntad de Dios, si es que te has dejado dirigir por Él. No seamos como los incrédulos en Romanos 1:21 que no daban Gloria a Dios. Vivían para así, se basaban en sus opiniones y no reconocían que lo mejor que tenían provenía de Dios. Se requiere humildad para agradecer, venir a Dios agradeciendo nuestras vidas, nuestro vestido, nuestro hogar. Que el orar y dar gracias se conviertan en un deleite cada día.

 

Al Único y Sabio Dios,

 

Jess Morgan


 

¡Nuestro próximo estudio!

 

anuncio-navidad

 

¿Quién no necesita el recordatorio de que Dios está con nosotras hoy y todos los días?

En el Antiguo Testamento, el pueblo de Dios esperaba con anticipación la llegada del Mesías. Eso requería esperar, confiar y tener paciencia. Incluso ahora estamos en una época de espera.

Estamos esperando expectantes que regrese nuestro Salvador; para rescatarnos, de una vez y para todas, de la presencia del pecado y el miedo para hacer todas las cosas buenas y hermosas y para que nosotras vivamos para siempre a Su lado.

En este estudio de 4 semanas veremos algunas promesas del Antiguo Testamento sobre el Salvador. Estudiaremos por qué vino y la respuesta de varias personas en la historia de la Navidad, incluyendo cómo nosotras deberíamos responder a Jesús y Su venida. 

Emmanuel…Dios con nosotras. ¡Hermosas noticias! 

En esta época festiva, estudia con nosotras a medida que nos sumergimos en la Palabra de Dios juntas…leyendo y escribiendo lo que Dios habla a tu corazón.