No solo lo pienses, DILO

No seamos cómplices del caos ruidoso y secular del mundo con nuestro silencio. Nuestras palabras importan.