¿A quién amas?

  Estaba sacando la última bandeja de panecillos del horno cuando todos vinieron corriendo. Eran las 4 de la tarde de un lunes y entre las tareas y los olores de la cena, sus estómagos impacientes les habían ganado. “¿Puedo comer uno caliente, por favor?” Unos encima de otros, todos parecían pedirlo al mismo tiempo …

Anuncios