Valiente para alcanzar a los demás

  Estaba yo sentada en el banco de la iglesia, inquieta esperando que el servicio del domingo iniciara. Cuando la música de adoración empezó a sonar. No pude evitar mirar fijamente a una hermosa cabecita de cabello ondulada, sentada justamente a pocas filas delante de mí. ¿Será ella? Me incline un poquito para poder visualizar …

Advertisements