Recuerda Su fidelidad

Nunca había estudiado ni orado tanto por la paz, el perdón y la reconciliación como lo he hecho desde que atravesé por el divorcio. Nunca supe cuán enorme es la estela de destrucción que el divorcio deja atrás hasta que lo experimenté yo misma. A la cultura le encanta diluir las consecuencias del pecado, pero la Biblia es clara: Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe (Marcos 10:9). Él dijo esto por una razón y por muchas razones.

El divorcio afecta más que a las dos personas que se dijeron “SÍ ACEPTO”. Los hijos pueden estar involucrados. La familia y amigos definitivamente están más involucrados e impactados por este trauma. Realmente nadie sale ileso del divorcio. Es despiadado, malvado, desencadena una guerra total.

¿Entonces cómo vivimos fielmente cuando la vida no es perfecta? ¿Cómo podemos alcanzar la paz cuando a otros no les importamos tanto? Estas son las preguntas con las cuales he luchado personalmente estos últimos años.

He vivido la mayor parte de mi vida pensando que el perdón y la paz están ligados a la reconciliación. Pensaba que la reconciliación y la paz eran los frutos visibles de que tú realmente has perdonado a alguien. Esto no podría estar más lejos de la verdad, y nuestro versículo del día lo confirma cuando leemos palabras como estas: “si es posible” y “si depende de ustedes.”

La paz es un beneficio de estar en relación con Cristo. También podemos experimentar la paz y la reconciliación cuando nos relacionamos correctamente con compañeros, hermanos y hermanas en Cristo. Sin embargo, vivimos en un mundo caído y las pruebas vendrán, pero el Señor es fiel y aun podemos experimentar paz, la paz que sobrepasa todo entendimiento, incluso en una época caótica y dolorosa. Nuestra paz no está atada al interés de los demás por ella. Mientras seamos fieles y nos aferremos fuerte a nuestro Príncipe de Paz, podemos experimentar paz, incluso a través de las tormentas. No es en nuestra perfección que experimentamos paz, sino a través de nuestro Pacificador.

Cuando Dios está trabajando en nuestras vidas, se hace evidente para los que nos rodean. Incluso Abimelec le menciona a Abraham en Génesis 21:22, ” Dios está contigo en todo lo que haces.” Fue en Beerseba, que significa “pozo de juramento”, donde estos dos hombres resolvieron un desacuerdo y encontraron la paz entre ellos. Entonces Abraham plantó un árbol allí, se quedó y adoró al Señor. A través de la obediencia y fidelidad de Abraham al Señor, Abimelec fue bendecido. Al ser obedientes y fieles al Señor, también seremos usadas para bendecir a otros.

Es crucial que siempre recordemos la fidelidad de Dios en nuestras vidas. Nos gusta creer que lo recordaremos siempre, pero la verdad es que somos rápidas para olvidar. Las cosas que tendemos a recordar más son los detalles y las fechas de los eventos que cambiaron nuestras vidas para siempre. Pero el Señor tiene un plan para cada una de nuestras vidas, incluso cuando la vida no se desarrolla de la manera que esperábamos. Tal vez te haya sorprendido la traición, el abandono, o la muerte. Tal vez aún estés esperando un avance, una reconciliación o que se cumpla una promesa. No te desanimes. ¡Ese rechazo fue una protección!

Beerseba representa un lugar donde Abraham clamó a Dios y adoró al Señor, mientras estaba en una época de espera. Mi oración para cada una de nosotras es que nos tomemos el tiempo para hacer nuestro propio Beerseba, un recordatorio del juramento de Dios en nuestro corazón para cuando la duda o el conflicto venga a nuestro camino. Estamos lejos de la perfección, pero nuestra búsqueda por la paz y la fidelidad será una bendición para nosotras y para los demás.

La paz es nuestra por quién es Dios.

Kelli

Desafío Semana 4

Esta semana, mientras lees el resto de la historia de Abraham, reflexiona sobre los triunfos y los traspiés en tu propio camino de fe. ¿En qué épocas o circunstancias demostraste gran fe y obediencia? ¿Ha habido temporadas en las que has luchado con tu fe? Pídele a Dios que te ayude a recordar y reflexionar sobre tu vida de fe y que te dé sabiduría sobre cómo Él quiere que sigas adelante.

Semana 4 – Plan de Lectura

Semana 4 – Versículo a Memorizar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .