Una Vida de Fe

Hubo una temporada de mi vida en la que fui mi propia jefa, y esa temporada vino con muchas lágrimas, errores, dolores y arrepentimientos.

Las Escrituras nos dicen que fuimos creadas para darle gloria a Dios. La completa razón por la que estamos en la tierra es por la voluntad y el propósito de Dios y nada más. Cuando nuestras vidas no están de acuerdo con esa verdad, todo lo que podemos experimentar es dolor, miseria y mucho arrepentimiento. En algún momento puede parecer que estamos disfrutando de nuestra libertad lejos de Dios, pero, en realidad, solo estamos en esclavitud y no estamos haciendo ningún progreso significativo.

Solo Dios ve el panorama completo. Él es el único que conoce y comprende el gran esquema de las cosas. Llegaremos a cumplir Sus propósitos si le permitimos que tome el control y se mueva solo según Sus instrucciones. Hay descanso, paz y gozo que proviene de la total obediencia y confianza en Dios.

Sus caminos no son para nuestro castigo o restricciones, como el diablo y el mundo nos quieren hacer creer, sino para nuestro bien, para mantenernos fuera de peligro. Aseguran que vivamos una vida piadosa aquí en la tierra y que pasemos la eternidad con Él.

En el texto de hoy vemos a Abraham, el destinatario de una gran y poderosa promesa que iba a cambiar la vida de miles de millones de personas, saliéndose del plan original de Dios. El resultado final fue dolor, caos y mucho arrepentimiento. Dios no quiere eso para ti y para mí. Su deseo es que le permitamos tomar el control total de nuestras vidas, porque solo Él conoce el panorama general y solo Él tiene la capacidad de llevarnos a nuestro destino. Esto me recuerda a Jeremías 29:11. Tómate un momento para leer ese pasaje y empápate del amor puro escrito en ese versículo.

Amadas, una vida de fe es lo que Dios busca. Él está encantado con una mujer que vive todos los días con el único propósito de darle gloria, una mujer que se ha propuesto en su corazón todos los días confiar en Dios incluso cuando no comprende. Tú y yo no somos perfectas, no podemos serlo. Es por eso que Dios envió a Jesús a morir por nosotras para que ahora podamos ser rectas ante Él, permitiéndole vivir a través de nosotras. Por eso nos envió al Espíritu Santo que nos capacita diariamente para vivir y confiar en Él.

Sé que a muchas de nosotras la vida nos ha enseñado a no confiar en la gente. Y, lamentablemente, le hemos aplicado esa misma reacción a Dios. Sé que lo he hecho. Pero cada vez que confié en Dios, recibí plenitud y vida y muchas cargas se quitaron de mis hombros. Cada vez que le pedí a Dios que el Espíritu Santo me guiara a tomar la decisión correcta, que me ayudara a confiar en Dios, que me liberara de mí misma, que me ayudara a no confiar en mi propio entendimiento, nunca me arrepentí.

¡Dios nunca conduce a la oscuridad!

Él sabe lo que es mejor para nosotras. Juzga mejor todas las cosas. Debemos confiar en Él completamente en cada elección que hacemos. Él nos ha dado nuestra voluntad, pero siempre debemos asegurarnos de que se alinee con Su voluntad. Debemos estar dispuestas a escuchar al Espíritu Santo (nuestro Ayudador), la Palabra de Dios y los sabios consejeros.

Lleva tus decisiones a Dios en oración, usa la Biblia como guía y sigue el ejemplo de Dios. Él es un Dios misericordioso y bondadoso que siempre está ahí para ayudarte y recogerte si fallas. Busca confiar siempre en Él.

Oración: Confiaré en el Señor con todo mi corazón, no confiaré en mi propio entendimiento, en todos mis caminos buscaré Su voluntad. Ayúdame Dios. Amén.

Ebos

Semana 2 – Desafío

Esta semana, registra los aspectos del carácter de Dios que se revelan en las lecturas. ¿Hay rasgos de carácter nuevos o desconocidos de Dios que te gustaría comprender mejor? Pídele que aumente tu comprensión de Su carácter. Estudia un poco más esta semana sobre un aspecto del carácter de Dios que te resulte nuevo o que no te resulte familiar.

Semana 2 – Plan de Lectura

Semana 2 – Versículo a Memorizar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .