La Necesidad de Perdón.

Mi hija se acercó a mí después de su clase de natación el verano pasado llena de emoción para contarme todo sobre su nueva amiga. Ambas habían reunido el valor para hablar un rato mientras esperaban en la piscina la próxima instrucción, y antes de lo pensado se hicieron amigas.

Por supuesto, cuando le pregunté por el nombre de su amiga y acerca de qué habían hablado que las hizo hacerse amigas, mi hija no tenía idea. . Los nombres y los detalles no eran tan importantes como una experiencia compartida y algunas risitas haciendo burbujas en la piscina. Fuera de esas pocas clases de natación de verano, las niñas nunca volvieron a pasar tiempo juntas, sin embargo, de alguna manera en esa forma que solo los niños pueden, ellas decidieron que fue más que suficiente para su amistad.

La amistad, especialmente de adulta y con otras mujeres, me intimida. He cometido errores con bastante frecuencia en el pasado, entonces conozco lo que es ver amistades desmoronarse. He sido lastimada por amigas y conozco el dolor de esperar una disculpa que nunca llegaría. Ha habido tantos momentos en que el comienzo de una amistad se siente emocionante y esperanzador, solo para verla desvanecerse cuando el ajetreo de la vida atrae nuestro tiempo y atención para otro lado.

Nuestra lectura de hoy nos apunta a una de las fundamentales claves de la amistad: el perdón. Todas, en algún momento u otro cometeremos un error. Nos equivocaremos, diremos algo incorrecto, heriremos a nuestras amigas, y seremos heridas. No es que la amistad sea en sí un plan imperfecto para las relaciones; en realidad fuimos maravillosamente diseñadas para vivir en comunidad. La verdad es simplemente que cualquier relación entre humanos imperfectos jamás será perfecta. La forma en que elijamos navegar esos momentos no solo determinará la salud de nuestras relaciones, sino también revelará nuestros corazones.

“Entonces, ustedes como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia, soportándose unos a otros y perdonándose unos a otros, si alguien tiene queja contra otro. Como Cristo los perdonó, así también háganlo ustedes. Sobre todas estas cosas, vístanse de amor, que es el vínculo de la unidad.” Colosenses 3:12-14

Cuando somos el tipo de amigas que elige actuar con compasión, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, y amor, seremos capaces de pedir, y ofrecer, perdón al honrar nuestras relaciones. Cuando amamos como Cristo amó, podemos perdonar como Cristo perdonó. Esto es lo que experimentarán nuestras amigas: un amor que solo puede surgir del tiempo que pasamos caminando cerca del Señor, confiando en Él (no en nuestros amigos) para nuestra seguridad, confianza y gozo.

Si estás luchando para ofrecer perdón a una amiga porque no se ha disculpado, te entiendo, yo he estado allí; pero mi oración es que no te quedes ahí. Derrama tu corazón a Dios. Cuéntale a Él todo lo ocurrido, todas aquellas cosas que te lastiman. Él sabe, y soportará todo el dolor que tú has estado soportando. Pídele que te ayude a ofrecer perdón para poder soltar el dolor antes de que endurezca tu corazón. El perdón no es sinónimo de reconciliación, pero te pondrá en el camino a la libertad y sanidad.

Tal vez necesitas pedirle a una amiga que te perdone esta semana y así sanar una relación. Pídele a Dios que te ayude a hablar con humildad, bondad, y amor al asumir la responsabilidad y actuar. Alejar a las personas puede parecer la forma más fácil y segura, pero no es así como fuimos diseñadas.

“Pero la sabiduría de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, condescendiente, llena de misericordia y de buenos frutos, sin vacilación, sin hipocresía. Y la semilla cuyo fruto es la justicia se siembra en paz por aquellos que hacen la paz.” Santiago 3:17-18

La Palabra de Dios reconoce que una comunidad saludable requiere un arduo trabajo, y Dios nos ha equipado con las herramientas que necesitamos para ser buenas amigas. Hagamos este arduo trabajo juntas.

Crystal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .