Desde el principio

Cuando leemos Génesis 4:23 vemos cómo, lamentablemente, la historia se repitió en un descendiente de Caín. Me rompió el corazón leer esto. La humanidad no llevaba mucho tiempo de haber sido creada, y el mal ya había comenzado a replicarse en una familia. Pero mientras leía el versículo 26, surgió en mi corazón la esperanza de que en otra familia, la de Set, la bondad y la rectitud comenzaron a reproducirse.

Desde el principio, Dios estaba comprometido con el regreso de la humanidad a Él.

¡Esa es la esperanza con la que puedes contar sin lugar a dudas!

El Salmo 150 anima mi fe más que cualquier otra cosa y espero que al leerlo hoy, haga lo mismo con la tuya. No importa el reino del mal y el dolor, no importa cómo parezca que el diablo y el mal se divierten corrompiendo la maravillosa creación de Dios y provocando persecuciones en contra de ti y de mí, seguiremos alabando a Dios. ¿Por qué? Su plan para la humanidad, para ti y para mí nunca ha fallado y no puede fallar en nuestro tiempo.

Llegará un día en que toda la creación, Sus hijos salvos, se unirán con Dios en el cielo alabándolo, alabándolo y alabándolo por toda la eternidad. El Salmo 150 se convertirá entonces en algo de todos los días. Todo lo que tiene aliento de hecho alabará al Señor.

Ahora mismo, hoy, dondequiera que estés y dondequiera que te encuentres, alábalo. Únete al salmista en este maravilloso cántico de alabanza porque nuestro Dios lo merece. Envió a Su Hijo justo en el momento adecuado para salvar el mundo. Desde el principio de los tiempos lo planeó y cuando era el momento vino la salvación para la humanidad.

Su grandeza es impresionante, Su creatividad asombrosa, Su poder infinito, Su redención segura.

Ese es el Dios al que tú y yo servimos. Ese es el Dios al que te animo a seguir si no lo has hecho aún. Nada está por encima o más allá de Él. Él es Dios y está muy, muy interesado en ti y en mí.

Shalom desde Nigeria.

Querido Padre, estoy aquí alabándote con todo lo que tengo, hoy, mañana y siempre, no importa lo que la vida me depare. Te alabaré. En el nombre de Jesús.

Ebos

Semana 4- Desafío

Se nos ordena alabar al Señor con todo lo que tenemos. Esta semana, pasa tiempo intencionalmente alabando a Dios todos los días. Alábalo por Su carácter, no solo por lo que hace o te ha dado. ¿Cómo puedes honrarlo esta semana?

Semana 4 – Plan de Lectura

Semana 4 – Versículo a Memorizar

Un comentario Agrega el tuyo

  1. María Raquel Querevalu Zavalú dice:

    Me interesa todo cuanto sea de Dios y lo único que deseo es que me use como instrumento para engrandecer su reino pues que ponga el hacer como el querer en mi y no sólo me quedé en palabras. Amen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .