Orando con poder

En 1727, un grupo de creyentes en Alemania dirigido por el Conde Nicholas Zinzendorf se reunió para un servicio de comunión. Una división profunda había invadido la iglesia y el joven líder había pasado semanas visitando a cada miembro de su congregación. Los instó a arrepentirse, amarse unos a otros y caminar en unidad. La reunión fue la culminación de su arduo trabajo y oración apasionada por el cambio en la comunidad Morava que estaba pastoreando.

Ese día, la división se transformó en devoción. Cada uno de los presentes firmó un pacto de entregarlo todo al servicio de Jesucristo. Poco después, se reunieron nuevamente para orar y alzar la voz al cielo en adoración, y el Espíritu Santo cayó sobre ellos de manera palpable.

Nosotros oramos por avivamiento en nuestras iglesias, pero este grupo de creyentes hizo el arduo trabajo de arrepentirse, perdonar, rendirse y luego creer. Dejaron sus agendas personales y buscaron a Cristo por encima de todo.

En las semanas siguientes, esta comunidad encendida por el Espíritu Santo se comprometió a una vigilia de oración las veinticuatro horas del día. Cada miembro se inscribió para orar por un espacio de una hora, y clamaron a Dios las 24 horas del día, los siete días de la semana. Oraron sin cesar durante cien años.

Para 1791, este pequeño grupo de creyentes había comisionado a trescientos misioneros para proclamar el evangelio en todo el mundo. Como dijo tan sabiamente Oswald Chambers: “La oración no nos prepara para el trabajo mayor, la oración es el trabajo mayor”.

Nuestro Salvador sacrificó todo para encender a este mundo y traer libertad a las almas perdidas. Jesús nos dio el ejemplo a todas con Su caminata de oración personal durante Su temporada de ministerio en la tierra:

“Levantándose muy de mañana, cuando todavía estaba oscuro, Jesús salió y fue a un lugar solitario, y allí oraba.” (Marcos 1:35)

Entregando Su corazón a la voluntad del Padre fue como Jesús comenzó Su día. Nuestro Salvador nos está enviando un mensaje a todas: nunca dejes de preguntarle, buscarle y llamarle. Honra Su nombre. Clama para que venga Su reino. Ponte de rodillas y pide que Su voluntad en el cielo se cumpla en la tierra.

Jesús no vino a la tierra para que pudiéramos vivir vidas infructuosas sin producir nada de valor eterno. Amigas, estamos llamadas a orar con poder.

Nuestra vida de oración comienza a secarse y nuestra eficacia espiritual se desvanece cuando permitimos que dos venenos impacten en nuestro corazón:

Incredulidad: Cuando pedimos sin fe y nos consume la duda, actuamos con doble ánimo como una ola inestable en un mar tumultuoso. (Santiago 1: 6-8).

Falta de perdón: Cuando dejamos que el sol se ponga sobre la causa de nuestra ira, albergamos el pecado en nuestros corazones, lo que obstaculiza nuestras oraciones. Estamos llenas de amargura, y esto entristece al Espíritu Santo y le da al diablo la oportunidad de afianzarse en nuestras vidas. (Efesios 4: 26-32; Salmo 66:18).

¿Quieres orar con poder? Cae de rodillas con un corazón arrepentido.

¿Anhelas que el mundo cambie? Ama como Jesús lo hace.

¿Esperanzada en experimentar un avivamiento? Arranca toda la amargura que te impide caminar en unidad con el cuerpo de Cristo.

¿Necesitas un milagro? Cree en que Dios Todopoderoso hará más de lo que puedas pedir, pensar o imaginar.

El avivamiento comienza en tu oración en lo secreto, mientras continúas clamando a Jesús.

Lyli

Lyli Dunbar disfruta cantar canciones simples de karaoke en el automóvil con su esposo, profundizar en el estudio bíblico con las chicas, y leer doce libros a la vez. Escritora, oradora, y entrenadora para una vida con enfoque Bíblico, su misión es alentar corazones cansados con combustible para una fe encendida. Visita lylidunbar.com para cargarte con combustible de fe para tu día o conéctate con ella en Facebook, Instagram o Pinterest.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .