Escúchalo

¿Puedes imaginarte ir con un par de amigas a una montaña y que de repente una de ellas empiece a brillar resplandecientemente? Luego, otras dos personas aparecen de la nada y una voz desde el cielo empieza a hablar? Parece algo que encontrarías en una película de fantasía.

Esto es lo que Pedro, Santiago y Juan experimentaron el día que subieron a la montaña con Jesús. De repente, Sus vestiduras se volvieron resplandecientes, muy blancas, tal como ningún lavandero sobre la tierra las puede blanquear (Marcos 9:3). Entonces Moisés y Elías aparecieron y empezaron a tener una conversación con Jesús. ¿No te gustaría saber sobre qué hablaban?

Más asombrosa es la voz que vino del cielo, la voz de Dios el Padre hablando de Su Hijo. Hay muchas cosas que el Padre podría haber dicho acerca de Jesús, pero lo que dijo fue tan simple como importante.

“Este es Mi Hijo amado; oigan a Él.” Marcos 9:7

Este es Mi Único Hijo Amado

Inmediatamente, Dios el Padre proclamó a Jesús como Su Hijo. No hubo más inquietudes o conjeturas acerca de quién es Jesús. Si Pedro y Juan aún tenían alguna duda en sus mentes, se habría borrado en ese preciso instante. Jesús es el Hijo de Dios, el gran YO SOY, Creador de todo y Soberano sobre lo que ha hecho.

Dios lo proclamó y por lo tanto nosotras también debemos hacerlo. Debemos orar para que Dios borre cualquier duda que podamos tener acerca de quién es Jesús. Debemos permanecer firmes en el conocimiento de que Jesucristo es el Salvador de las naciones para poder proclamarlo valientemente a aquellos que Dios pone en nuestras vidas, y así nuestra fe no será movida.

Escúchalo

La segunda cosa que el Padre dijo acerca de Jesús es que lo escuchemos. Debemos prestar mucha atención a lo que Jesús enseña. Necesitamos asegurarnos de que no le estamos agregando o quitando nada a Su Palabra como los Fariseos lo hicieron. Ten cuidado con las reglas hechas por hombres que son impuestas a otros como ley divina. ¿Qué enseñó Jesús? ¿Qué es lo que la Biblia dice? Eso y solamente eso debería de ser nuestra regla de vida. Escuchar a Jesús no es solamente oír lo que Él dice, sino también es hacer lo que Él dice. La obediencia es parte de escuchar a Jesús. Muestra un corazón que ama y guarda Sus enseñanzas porque sabe que lo que Jesús dice y enseña es bueno.

Puede parecer fácil, pero es difícil. Tan difícil, de hecho, que no lo podemos lograr con nuestras propias fuerzas. Los pecados en nuestras vidas son más fuertes que nuestra fuerza de voluntad para obedecer a Jesús. Necesitamos Su ayuda y Su fuerza. Qué Dios tan maravilloso tenemos, que no solo nos muestra la manera de vivir y provee a un Salvador para salvarnos de nuestros pecados, sino que nos da el poder de hacer lo que estamos llamadas a hacer.

Mirando a Jesús,

Jen

Jen Thorn creció en Alemania, después pasó los años de su juventud en África, donde sus padres fueron misioneros. Se mudó a los Estados Unidos para ir a la Universidad y asistió al Instituto Bíblico Moody en Chicago, donde conoció a su esposo. Han estado casados por veintidós años y tienen cuatro hijos. Jen vive en los suburbios de Chicago, donde su esposo es pastor de Redeemer Fellowship. Jen es apasionada por la teología y la conexión con la vida diaria. Puedes conectarte con ella en Instagram.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .