Las cuestiones del Corazón

May be an image of sunglasses and text that says 'PORQUE DE ADENTRO, DEL CORAZÓN DE LOS HOMBRES, SALEN LOS MALOS PENSAMIENTOS, Marcos 7:21 AMA DIOSGRANDEMENTE'

De niña, claramente recuerdo a una amiga del colegio diciéndome que yo debería de dejar  de señalarla con mi dedo porque tres de mis dedos me estaban señalándome. Seguramente allí estaba yo con coletas y ceño fruncido sintiendo que estaba corrigiendo un error.  Era jefa de policía autoproclamada y juez supremo en los recreos. Confesaré que siempre me percataba cuando alguien era empujado en el patio, pero no me daba cuenta que mi justa indignación era igual de fea.

Eso no ha cambiado mucho, honestamente. En ocasiones estoy parada en mi cocina moviendo el dedo, y claramente escucho al Espíritu Santo susurrar a mi corazón: “Baja tu dedo y muestra amor.” 

Cuando me enfoco más en las fallas de los demás que en el perdón, estoy lejos del corazón de Jesús. Al igual que un fariseo, estoy perdiendo el punto.  Estoy llamada a cubrir a las personas con la gracia y no con la condenación.

El mensaje de Jesús a los fariseos en Marcos 7 es importante, y debo aplicarlo a mi vida.  Necesito crucificar a ese fariseo moderno que vive en mi corazón.  No quiero ser una mujer que señala con el dedo y cubre a mis hermanas con vergüenza.  Quiero guiar a los heridos a Jesús quien es nuestro Ayudador y Sanador.

Nunca debo de olvidar que soy una pecadora salvada por gracia. Necesito ocuparme de la enorme viga en mi propio ojo y dejar de señalar con el dedo.

Jesús comunicó un mensaje claro aquí: la actitud interna de mi corazón habla más fuerte que el cumplimiento de las normas. Puedo ir a la iglesia llevando mi Biblia y luciendo santificada, pero si estoy creando una lista mental de mis quejas personales con mi ojo crítico, entonces mi corazón necesita una cirugía espiritual.

Para ayudarme a recordar la cuestión del corazón, me estoy enfocando en cuatro verdades:

  1. Como el antiguo himno decía, mi corazón es “propenso a extraviarse”. Más engañoso que todo es el corazón, Y sin remedio; ¿Quién lo comprenderá? (Jeremías 17:9).  No puedo confiar en mi corazón.
  2. Con toda diligencia guarda tu corazón, Porque de él brotan los manantiales de la vida. (Prov 4:23). Confía en el Señor con todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócelo en todos tus caminos, Y Él enderezará tus sendas.  (Prov 3:5-6)
  3. Como David,  necesito orar  esta confesión frecuentemente: Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. (Salmos 51:10)
  4. Diariamente me pregunto: “¿A quién estoy escuchando?  Aplica tu corazón a la instrucción Y tus oídos a las palabras del conocimiento. (Prov 23:12)

Los fariseos eran “expertos en la ley”, pero estoy orando a Dios para que me ayude a ser  una experta en Su amor. Que pueda ver a los demás a través del lente de la gracia de Dios y que nunca olvide que no hay condenación para aquellos quienes están cubiertos para siempre por la sangre de Jesús.

Señor ayúdame a dejar de mover mi dedo con el ceño fruncido. Quiero ser una mujer que te adore con todo el corazón y con mis diez dedos señalando al cielo.

Lyli

Lyli Dunbar disfruta cantar tontamente karaoke en el carro con su esposo, indagar en los estudios Bíblicos con las chicas, y leer doce libros a la vez.  Escritora, oradora, y entrenadora de la vida Bíblica, su misión es alentar corazones cansados con combustible para una fe encendida.  Visita lylidunbar.com para cargarte con combustible de fe  para tu día o conéctate con ella en Facebook, Instagram o Pinterest.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. DIANE dice:

    GRACIAS POR TAN BELLA REFLEXION, EN VERDAD NECESITABA LEER ESTO! DOY GRACIAS A DIOS POR PONER ESTE BLOG EN MI VIDA.. MUCHAS BENDICIONES PARA CADA UNA DE NOSOTRAS

  2. Juana Elizabeth Tejeda García dice:

    Excelente reflexión en verdad la condición dei corazón es de crítica para quien no está bien conmigo y mi corazón y alma en muchas ocasiones se entristece por verme ser unafarisea. Gracias por compartir esta palabra que exhorta y alienta mi alma. El salmo 51:10 es una oración que práctico. Un gran abrazo para todas en ese hermoso ministerio. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .