Un toque de fe

“Cuando ella oyó hablar de Jesús, se llegó a Él por detrás entre la multitud y tocó Su manto.  Porque decía: «Si tan solo toco Sus ropas, sanaré».  Al instante la fuente de su sangre se secó, y sintió en su cuerpo que estaba curada de su aflicción.” Marcos 5:27-29

Esta es una de mis historias favoritas de la Biblia. Las historias de redención y sanación siempre me dan vida, especialmente porque he atravesado mis propias temporadas difíciles y decepcionantes en la vida. Saber que no estoy sola en mi sufrimiento, que Jesús ve y se preocupa profundamente por nosotros y está dispuesto a realizar un milagro, es muy alentador para mi corazón.

¿Alguna vez has estado en una temporada en la que sentiste que lo habías perdido todo? ¿Tu matrimonio? ¿Una amistad de toda la vida? ¿Un trabajo bien pagado? ¿La casa de tus sueños? Tal vez todo lo que sentiste que te quedaba era un hilo de fe, creyendo que de alguna manera el Señor aparecería en tu situación y tal vez, solo tal vez, recibirías esa sanidad, restauración o alivio por el que has estado orando. Bueno, a mí también me pasó. La fe, no importa cuán grande o pequeña sea, cambia las cosas.

El verdadero milagro en esta historia de Marcos 5:25-34 es lo que permaneció sano en el cuerpo enfermo de esta mujer: su fe. Agotó todas las opciones, incluidos los médicos y las finanzas. Pero tenía esperanza y fe. No solo se atrevió a creer que Jesús podía sanarla, sino que actuó de acuerdo con esa creencia, esperando solo un toque cuando pasara.

Ya que por su enfermedad era considerada “inmunda” según la ley, su toque habría hecho inmundo a Jesús. Pero debido a que Jesús tenía el poder de limpiarla, sucedió lo contrario. “En seguida cesó la hemorragia” (Marcos 5:29). Sin pregunta verbal, contacto visual o toque de Jesús. Incluso con este toque “socialmente distante” de su prenda. Jesús sabía que ella lo había tocado y que había recibido su sanidad de inmediato. Sin embargo, se detuvo y todavía hizo la pregunta a la multitud: “¿Quién me ha tocado?”

Lo que Jesús estaba haciendo en ese momento, incluso después de que se realizó el milagro de la curación, es algo especial a tener en cuenta.

La preocupación, la duda, la confusión, la depresión, la ira, la amargura y los sentimientos de condena son todos ejemplos de las tácticas que usa el enemigo para atacar nuestras mentes y nuestra fe. Jesús le dio a esta mujer la oportunidad de salir de su vergüenza y la devolvió a la comunidad donde era una marginada llamándola públicamente “hija”. Él no tenía que hacer esto, pero quería que ella supiera sin ninguna duda que recibió su sanidad debido a su fe.

¿Dónde está hoy tu fe, amiga mía?

Debemos tener un espíritu de lucha en esta vida que vivimos de este lado del cielo. La guerra es real, pero Jesús es más grande.

¿Estás dispuesta a aceptar a Dios como en Su Palabra? ¿Estás dispuesta a rogarle a Dios por lo que te importa? Nunca ofenderemos a Dios pidiendo demasiado; sin embargo, lo ofendemos al no pedir tanto como Él está dispuesto a hacer por nosotras. Vemos una y otra vez cómo el Señor se deleita en restaurar, redimir y sanar a los quebrantados y olvidados.

Eres tan amada como digna de un toque de nuestro Padre celestial. ¡Deja que tu fe se eleve! Sé audaz y valiente. Él te encontrará allí. Te lo prometo.

Kelli

Emprendedora, fotógrafa, escritora, líder de alabanza y madre soltera de dos hijos, Kelli Trontel ha demostrado que, si bien la vida puede traer dolor sobre dolor, los días difíciles no la sacaron. Su pasión es compartir cómo el Señor ha sido fiel incluso cuando la vida y los demás no lo son, cómo la adoración es nuestra arma y que el Señor realmente pelea nuestras batallas. Puedes conectarte con ella en Instagram.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Marión Bringas Huamán de Serrano dice:

    Mi fe está en Jesús mi Señor y Salvador, es mi esperanza, mi pronto auxilio en estos tiempos difíciles, más que nunca debemos estar más cerca de Él, y pedirle avive el fuego de su Espíritu en nosotros. Bendiciones y gracias por su ministerio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .