Promesa de Descendientes

Por Ebos Aifuobhokhan

¡Para mí, Abraham es uno de los más grandes padres de la fe! No porque haya hecho mucho, sino porque se atrevió a creer que Dios le daría descendientes tan numerosos como las estrellas en el cielo, cuando ni tenía un hijo. ¿Cómo podía creer en un Dios que  no conocía antes? ¿Cómo podía creer que Dios le daría descendientes tan numerosos como las estrellas en el cielo cuando ni tenía un hijo? ¿Cómo? 

¿Cómo creerle a Dios cuando nada, absolutamente nada a tu alrededor se parece a lo que Él ha dicho?  ¿Cómo creer en Dios por miles cuando ni siquiera tienes decenas?

Miremos Génesis 15:4: Pero la palabra del Señor vino a él, diciendo: «Tu heredero no será este, sino uno que saldrá de tus entrañas, él será tu heredero».

No hay absolutamente nada que puedas hacer por ti misma para que lo que Dios te ha dicho se cumpla. Sólo puedes creer en Él como lo hizo Abraham y escoger diariamente vivir en obediencia a Él.  Todo lo que Él necesita para cumplir Sus promesas de bendición para ti y para los tuyos está dentro de Su poder, “Porque nada hay imposible para Dios”  (Lucas 1:37).

Como Abraham en Génesis 15:6, todo lo que necesitas hacer es creer en Él. Incluso cuando no lo veas, incluso cuando nada a tu alrededor lo parezca, incluso cuando las personas se burlen de tu fe y te persigan, incluso cuando quieras darle una ayudita a Dios, cree en Él.  Cuando lo haces, Dios es glorificado. Lo honras mientras confías y esperas solamente en Él.

“Y Abram creyó en el Señor, y Él se lo reconoció por justicia.” Génesis 15.6

Toda la Biblia es un asombroso cumplimiento de esta promesa de los descendientes. Hoy  en día los descendientes de Abraham son numerosos, e incontables,  ¿Cómo lo sabemos? Gálatas 3:15-18 nos dice que este pacto fue cumplido en Cristo y todos los que creen en Dios son considerados hijos de Abraham.

¡Que Glorioso! Dios cumple Sus pactos.  Él tiene más que suficiente poder para hacerlo. No depende de ti para que se cumpla.  Sólo depende de que creas. Como el año está llegando a su fin sé que estás pensando en las oraciones no contestadas, las cosas que aún no se han hecho. En lugar de eso, ¡cree como Abraham! Tú eres bendecida cuando crees. (Lucas 1:45).

Querido Señor, gracias por ser tan poderoso como para decir algo y que se haga. Gracias por Tus promesas para mí.  Creo, por favor ayuda mi incredulidad. Diariamente, por favor, sostén mis manos mientras confío en Ti en el cumplimiento de todo lo que has dicho  respecto a mi vida y familia. En el nombre de Jesús amén.

Ebos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.