Un Saludo desde España – Orando por el coronavirus

Desde que empezó el confinamiento en España, todas las noches a las 20h salimos a los balcones a aplaudir a los las personas que trabajan en el área de la salud, a los policías, al personal de los supermercados a cajeras , a los servicios de emergencia y a todas esas personas que siguen saliendo a trabajar cada día para que no nos falten personal en los hospitales, ni los servicios esenciales o nuestros alimentos.


Y cada día me emociono al estar parada frente a la gran avenida donde pasan los coches y ver a esas personas de enfrente. No las conozco, pero encendemos nuestros móviles y nos hacemos señales desde el otro lado de la calle.


Y entonces pienso…Gracias Señor, están vivos. ¡Estamos vivos!

Voy a ser sincera. Siempre había pensado que lo mejor que podía pasar era irme con el Señor porque sé que es el mejor lugar del mundo ( Y más ahora jeje), también había pensado que no tenía miedo a la muerte por ser cristiana. Y que lo único a lo que realmente temía era envejecer, tener que ir a una residencia de ancianos y cosas así. Pero no es cierto. Esta crisis mundial nos toca muy de cerca y me ha hecho darme cuenta de mis verdaderos miedos.


Números 12 Cuenta como Miriam y Aarón hablaron mal de Moisés. Dios al escucharlos se enfadó y les mostró que el acto de tratar mal a otro tenía consecuencias. A Miriam le apareció una enfermedad en la piel, lepra. Y Aarón le pidió a Moisés que por favor intercediera por ella delante de Dios. Moisés así lo hizo. Habló con Dios, le pidió que sanara a su hermana. Moisés con esto, trato varias cosas, primero perdonó a sus hermanos, después intercedió por el perdón para ellos, y por último, rogó por la sanidad. La respuesta de Dios fue:

Pues si su padre hubiera escupido en su rostro, ¿no se avergonzaría por siete días? Sea echada fuera del campamento por siete días, y después volverá a la congregación. Numeros 12:14

Este pasaje no solo está acorde con el hecho de que tengamos que estar en cuarentena, pero me ha hecho pensar en muchas cosas. Miriam fue apartada por distintas razones, la primera una cuestión física, por el bien de los demás por el bien de ella. La segunda, una cuestión espiritual, tenía que pensar y poner en orden muchas cosas. Eso tenía que hacerlo a solas, era entre ella y Dios. Recapacitar, reorganizar.


Y así me encuentro yo en este momento. La cuarentena se ha convertido en un momento de parar, de autoevaluación y retrospectiva. Un tiempo para pensar si mi vida tenía coherencia con mis creencias. He podido darme cuenta que realmente tengo miedo a la muerte, tengo miedo a que mis seres más queridos mueran. Y el Espíritu Santo tenía que trabajar esto en mi corazón.
Creo que cada una de las personas que están en confinamiento están siendo tratadas espiritualmente del mismo modo, no solo las personas creyentes pero más aún aquellas que no lo son.


Esta situación toca todas las áreas de nuestra vida, la económica, la física, la emocional y la espiritual. Encontrar el equilibrio al reconocer los miedos, encontrar paz en los nuevos paradigmas que se presentan y esto solo lo puedes hacer si tienes un acercamiento a Cristo. Porque no hay respuesta humana satisfactoria ante toda esta situación. Yo, necesito una respuesta sobrenatural a todo esto. Y eso solo me lo puede dar Dios mismo.


Estoy agradecida, porque esta situación ha sacado a la luz mi comodidad,me ha sacado del lugar de confort que como cristiana me había hecho. Ha sacado a la luz mis miedos para reconocerlos y trabajar en ellos. Estoy encontrando lugares insospechados buenos y malos en mi alma. Y ha hecho que encontremos lugares hermosos para orar en familia.


España está siendo conmovida. Y más personas están acercándose al evangelio.


Siento a veces que esto es ir en una montaña rusa de emociones, y recuerdo que debo volver a conectarme con el conductor de mi vida, Cristo


Orando por cada una de vosotras, por vuestros países, por vuestras vidas a todos los niveles.


Vuestra hermana en Cristo desde España,
Miriam Miralles

Miriam vive en Valencia – España, junto a su esposo e hija. Es parte del equipo Ama a Dios Grandemente y una gran mujer y amiga.

____________________

Acompáñanos a orar por el mundo, por una vacuna y por todas las familias que en este momento se encuentran sin saber a dónde o en quien confiar. Que el Señor les bendiga y se revele a ellos.

un abrazo desde la distancia

Guiss

2 Replies to “Un Saludo desde España – Orando por el coronavirus”

  1. En realidad no tengo miedo a la muerte, ni a envejecer; mi miedo más grande es a mi falta de conocimiento de Dios, mi descuido a estudiar su palabra, a mi falta de preparación para cuando la muerte llegue. Mi miedo mayor es que por todo lo dicho anteriormente y otros muchos más defectos que hay en mi, me quiten mi lugar en el cielo con Jesús. Tengo miedo de perderme el gozo de la salvacion

    1. Toda respuesta esta en Jesucristo mismo. Su vida,Su muerte, Y Su resurrección. Y su Pronta e inminente Venida. Cuando nos aferremos d. Corazón a Él. Entonces enteremos un”poquito” de Porqué suceden “Estas cosas”. El Cielo reina y tendrá Misericordia d nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.