El Supremo Sacrificio

“El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación.” Romanos 4:25

Hasta ahora, toda la humanidad anduvo a tientas en la oscuridad y la condenación a causa de nuestros pecados. La multitud de sacrificios en todas las culturas del mundo y la religión primitiva de todas las naciones no podía expiar los pecados de la humanidad o proporcionar una vía de escape del pecado. Cuanto más sacrificio, más gente se sumía en la agonía, en el dolor y en la pena sin esperanza alguna.

En Su sabiduría y plan divino, Dios proporcionó una solución que trasciende todas las culturas; desde el África primitiva hasta la América más civilizada, pasando por los palacios de la realeza en el Oriente Medio, Dios proporcionó una solución. Esta solución fue gestada en el cielo y ejecutada en el planeta Tierra. Nunca había entrado en el corazón de ningún humano. La solución fue Jesús; el sacrificio supremo, el sacrificio de todo sacrificio.

La idea fue de Dios, no del hombre. No fue de un concilio religiosos o político.  Fue divino en su naturaleza y ejecución.  Era la única solución que podía apaciguar a Dios debido a nuestros pecados. Fue el precio más alto, el sacrificio de todos los sacrificios. Una única vez y por todas pagó por nuestra salvación. El propósito de la muerte de Jesús es para nuestra salvación.

El resultado final es que ya no tenemos que perecer en nuestros pecados o luchar con ellos. Ahora tenemos la salvación eterna. Ninguna política gubernamental o programa de las Naciones Unidas puede lograr esto: sólo Dios en Cristo Jesús pagó el precio supremo para la liberación eterna de la humanidad de los grilletes eternos del pecado, de una vez por todas.

Él no permaneció muerto, así que no tenemos que permanecer en nuestros pecados.Él resus. Ese mismo poder está disponible para levantar al más vil de los pecadores. Hay esperanza para levantarnos. Ese poder que resucitó a Jesús sigue vivo para trabajar en nosotras, trayendo a todos los pecadores a la vida. Hay que señalar que hombres y mujeres se han esforzado ante Jesús para estar bien con Dios. Muchos todavía lo hacen hoy, pero todo en vano. La única esperanza no está en los esfuerzos humanos sino en el sacrificio de Dios, Jesucristo. Apelo a que, si no lo has hecho aún, des el paso de aceptar a Jesús.

Hoy podemos decir valientemente que este poder que Dios mostró al resucitar a Jesús de la muerte está disponible para todos los que vengan a Él diciendo: Señor aquí estoy, perdona todos mis pecados, entra en mi corazón y sé mi Señor y Salvador.

Ebos Aifuobhokhan

_______________________________________

Nuestro equipo de oracion esta orando por ti, si tienes alguna necesidad especifica envia un correo a amaaDiosgrandemente.guisette@gmail.com y una de nuestras lideres estara orando contigo o conectate a nuestras redes sociales

Facebook:

https://www.facebook.com/AmaaDiosLGGespanol/

o Instagram:

https://www.instagram.com/amaadiosgrandemente/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .