Ayuda de Dios

“Pero habiendo obtenido auxilio de Dios, persevero hasta el día de hoy, dando testimonio a pequeños y a grandes, no diciendo nada fuera de las cosas que los profetas y Moisés dijeron que habían de suceder: Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos, para anunciar luz al pueblo y a los gentiles.” Hechos 26:22-23

Pablo tiene muy claro quién es su Defensor, y de dónde proviene su ayuda. El mismo Dios en quien Pablo confió para que lo ayudara, es el mismo Dios que ayudó a Jesús en medio de Su sufrimiento. Dios siempre ordena las cosas para nuestro bien (Romanos 8:28). ¿Puedes recordar un momento en que la ayuda que necesitabas, o la ayuda por la que habías orado desesperadamente, llegó de forma diferente a la que habías imaginado?

Mientras Pablo estuvo preso, de hecho, recibió la ayuda de Dios a pesar de no haber sido liberado de prisión en ese momento. Sin embargo, a Pablo se le dieron oportunidades para compartir sobre quién es Dios, y lo que Él había hecho en su vida con las personas que lo rodeaban. Pablo vio milagros producirse y cadenas romperse ante sus propios ojos.

No estoy segura si hay algo peor que ser traicionada por una amiga. La traición es una de las  cosas más dolorosas de experimentar, especialmente cuando ya te han rechazado, abandonado o desechado. Estoy hablando por experiencia personal aquí, y quiero aprovechar este momento para decir que siento mucho si alguna vez te has encontrado en esta situación. Sé que es doloroso.

Desafortunadamente, la traición no es nada nuevo entre las amistades de hoy en día. Esto lo vemos a través de toda la Biblia.

Jesús estaba familiarizado con la traición y el dolor.  Cuando le pidió a Sus amigos más cercanos que oraran por Él, ellos se quedaron dormidos. No una vez, ni dos, sino tres veces  (Mateo 26:36-46). Solo puedo imaginar cómo le dolía Su corazón, mientras agonizaba por la crucifixión que se acercaba rápidamente.  Él tenía el peso del mundo sobre Sus hombros.

Durante Su propio dolor, Jesús se comprometió a ser obediente a Su Padre y al plan, que sería la única manera en que podríamos experimentar la Vida Eterna.

Puede que Jesús no esté haciendo exactamente lo que queremos que haga, pero eso no significa que esté dormido al volante. Está vivo, alerta y consciente de todas las situaciones, de todas las personas y de todas las cosas. Hay situaciones en nuestra vida que podrían considerarse muertas, pero ahora resucitan a una nueva vida solo por Jesús.

Incluso cuando la vida no se ve de la manera que pensamos que sería, Dios sigue siendo  bueno.

Su palabra sigue siendo verdad.

De hecho, Él convertirá tu confusión en una lección.

Nada se desperdicia.

Cuando hasta tu mejor amiga te traiciona y continúa lastimándote una y otra vez, debes saber que Jesús aún está ahí, guardando tu vida.

Como he vivido una década de dolor, muerte, desilusión y traición te escribo para decirte hoy que Dios siempre se me ha revelado. En aquellos días en los que pensaba que mi vida  se había terminado, ponía mis canciones de adoración favoritas y adoraba mientras salía del pozo. Te reto a que hagas lo mismo y veas cómo Dios se muestra y convierte tu prueba en un testimonio para guiar a otros hacia Cristo.

¡Dios no solo está involucrado en  la restauración, sino que es nuestro rescate y nuestro Rey resucitado!

Kelli Trontel

One Reply to “Ayuda de Dios”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.