Trasfondo Cultural e Histórico

Cada libro de la Biblia fue escrito en un lugar específico, en un periodo de tiempo específico, por un autor específico para un pueblo o persona específica, quienes eran parte de una cultura específica, con una intención específica. La Biblia, y todo lo que en ella hay, forma parte de la historia. Descubrir algo del trasfondo histórico nos puede dar una comprensión más cabal y completa de lo que estamos estudiando.

Comprender quién, cuándo, dónde, cómo y el por qué de un texto puede hacer que un pasaje se entienda con claridad.

Siempre que leamos un pasaje de las Escrituras, deberíamos hacernos estas preguntas:

● ¿Qué se conoce respecto del autor?

● ¿Quién es el autor de este pasaje?

● ¿Cuándo fue escrito este libro de la Biblia?

● ¿Qué le estaba sucediendo al autor y a la audiencia cuando el libro fue escrito?

● ¿A quiénes va dirigido, y en qué circunstancias estaban inmersos?

● ¿Cómo era la cultura del lugar donde estas personas vivían?

● ¿Por qué fue escrito este libro?

Esto también puede ayudarnos cuando leemos sobre ciertas personas o eventos en las Escrituras.

Por ejemplo: Cuando leemos acerca de los fariseos, sería de gran ayuda comprender más acerca de ellos.

¿Por qué sus reglas eran tan estrictas?

¿Quién apareció con todas esas reglas?

¿Por qué odiaban tanto a Jesús?

Cuando leemos acerca de una ciudad, sería de gran ayuda conocer dónde estaba situada, cómo era su economía, y cuáles eran sus inclinaciones religiosas y políticas.

Cuando leemos acerca de cierta festividad, nos ayudaría descubrir cómo se originó la celebración, por qué era importante, cómo se celebraba. 

Tómate unos minutos para responder las preguntas antes mencionadas acerca de la lectura de hoy, Mateo 4:1-4.

¿Contestar estas preguntas te ayuda a descubrir los fundamentos del autor para el tema o el mensaje? Si es así, ¿Qué encontraste?

Todo este material de trasfondo es fácil de encontrar en un buen Diccionario Bíblico o Enciclopedia. Investigar un poco la historia enriquecerá tu estudio y te ayudará a afianzar el significado de ciertos títulos y palabras dirigidas a la audiencia original. También te ayudará a interpretar correctamente la Biblia. Cuando conocemos la intención del autor, podemos determinar el verdadero fundamento que quería comunicar a la audiencia. No olvidemos cómo Dios estratégicamente escogió a personas específicas para escribir las palabras de las Escrituras que hoy leemos. Él es el autor supremo, y Su verdad es comunicada en cada pasaje.

Mirando a Jesús

Jen