Tratando con pasajes difíciles

¿Alguna vez te has desanimado al estudiar la Biblia por haberte encontrado con algunos pasajes confusos? No estás sola. Incluso Pedro miró los escritos de Pablo y dijo: “Algunas cosas en estas cartas son difíciles de entender” (2 Pedro 3:16)

Si estudias tu Biblia lo suficiente, encontrarás estos pasajes. A veces son difíciles debido a su redacción, y algunos están tan arraigados en una cultura antigua que nos encontramos perdidas. En otras ocasiones, las Escrituras son difíciles de entender porque los caminos de Dios no son nuestros caminos (Isaías 55: 8). A veces no nos gusta lo que estamos leyendo: nuestro orgullo se interpone o nos cuesta entender ciertas doctrinas.

Todos tenemos pasajes de las Escrituras que nos hacen tropezar, pero espero que las palabras de hoy sean un estímulo para ti. Comencemos con algunas advertencias.

Ten cuidado con Google.

Google no es necesariamente tu amigo cuando intentas comprender pasajes bíblicos difíciles. Una búsqueda en Internet no puede decirte si un artículo o un sitio web es bíblicamente correcto. Las máquinas de búsqueda muestran lo que es más popular, y creo que todas hemos aprendido que no todo lo que es popular es bueno. No busques sin rumbo en Google las respuestas a pasajes que te sorprenden, especialmente si no hacen referencia a una fuente confiable después.

Ten cuidado con las Biblias de estudio.

Me encantan las Biblias de estudio, pero ten en cuenta que las notas a las que solemos hacer referencia para obtener ayuda interpretativa han sido escritas por personas y no están inspiradas por Dios. Hay algunas Biblias de estudio excelentes y algunas que tienen una cierta inclinación teológica. Si bien pueden ser una excelente ayuda y recurso, las notas o artículos incluidos no son Palabra de Dios. Sé sabia al elegir y usar una Biblia de estudio o devocional.

Los que me conocen saben que soy una fan de Charles Spurgeon y que hay, créanlo o no, una Biblia de estudio de Spurgeon. Aunque confío en gran parte de sus escritos, todavía quiero ser cuidadosa de que lo que haya escrito sea bíblicamente correcto.

Ten cuidado con las emociones humanas.

No dejes que tus emociones o sentimientos determinen qué es verdad y qué no lo es; cómo es Dios; qué es pecado y qué no lo es. Nuestros sentimientos son a menudo engañosos. A veces, lo que es verdad no siempre provoca los sentimientos más positivos. A medida que buscamos ser fieles seguidoras de Cristo y fieles mayordomos de la verdad de la Palabra de Dios, sigamos presentando nuestros sentimientos y emociones a Dios cuando encontremos algo en las Escrituras que nos enoja, entristece, confunde, lastima o asusta.

Cómo lidiar con pasajes difíciles

Usa la Biblia como tu primer comentario.

Cuando encuentres un pasaje difícil, ve si hay otros pasajes que podrían ayudar a arrojar luz sobre lo que has estado leyendo. Permitir que las Escrituras interpreten las Escrituras es lo que la iglesia ha hecho durante siglos. Históricamente, esto se ha llamado la “analogía de la fe”. Cuando encuentres un pasaje difícil, no intentes darle sentido de una manera que contradiga un pasaje claro. Si un pasaje es confuso o difícil de entender, observa otros pasajes que estén claros. Use pasajes claros para interpretar los difíciles.

Aquí hay un ejemplo más directo:

Juan 1:1 dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

¿Quién o qué es este “Verbo”? En el versículo 14 se nos dice “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. A medida que continuamos leyendo en el resto de Juan 1, descubrimos que Aquel que vino a habitar entre los humanos era Jesús. Por lo tanto, podemos concluir que el Verbo al que se hace referencia en el versículo 1 era Jesús.

-Usa la prueba del tiempo.

Usa recursos extrabíblicos que no sean nuevos. Algunas de las mejores fuentes son comentarios, credos o libros escritos hace siglos. Han resistido la prueba del tiempo y fueron escritos por personas que derramaron sus vidas sobre sus Biblias y que fueron dotados con la capacidad de comprender y articular el significado de los pasajes. (El comentario de John Gill sobre la Biblia es un buen ejemplo de esto).

-Háblalo.

Esperamos que asistas a una iglesia bíblicamente sólida donde puedas preguntarle a tu pastor u otros cristianos maduros acerca de un pasaje con el que puedas estar luchando. Tener una conversación sobre un pasaje y escuchar la opinión de otra persona puede ser muy útil. Como siempre, asegúrate de que lo que escuches de los demás se alinee con las Escrituras.

Amiga, no hay necesidad de tener miedo a los pasajes difíciles, o de que los evitemos. Podemos conocer mejor a Dios y a Su Palabra también. Sé una mujer dispuesta a hacer el trabajo duro para que puedas crecer en el conocimiento y fe en Dios. Vale la pena el trabajo duro.

Mirando a Jesús,

Jen

Desafío semana 4

¿Cómo la armadura de Dios que se presenta en Efesios describe la Palabra de Dios?

Esta semana, ¿cómo puedes usar la Palabra de Dios como un arma, no para herir a las personas, sino para pelear en contra de las trampas del enemigo

Semana 4 – Plan de Lectura

Semana 4 – Versículo a memorizar

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.