He aquí tu Dios

La historia de los judíos estuvo llena de opresión y dificultad. Desde la destrucción de Jerusalén y el exilio en Babilonia unos cinco siglos antes, los judíos se habían enfrentado a serios problemas bajo muchas reglas y gobiernos diferentes. No es de extrañar que los judíos creyeran que su Mesías sería un rey gobernante que derrocaría al opresivo gobierno romano. En el momento del nacimiento de Jesús, los judíos en Jerusalén y en la región de Israel vivían bajo el gobierno de Herodes el Grande.

Herodes era un hombre malvado, obsesionado con el poder y la fama. Hoy, puedes visitar las ruinas del palacio de Herodes en Israel. Él construyó una fortaleza que se parecía mucho a una montaña. Construyó su palacio sobre una estructura masiva desde la cual podía mirar hacia la región y ver a todos los que estaban bajo su control. Asesinó a su propia familia, temiendo que le quitaran su trono, un trono que le había sido dado por las autoridades romanas.

Si has leído la historia de Navidad en la Biblia, habrás oído hablar de uno de los actos más malvados de Herodes el Grande. Mateo 2 registra la masacre de todos los niños menores de dos años que Herodes llevó a cabo en Belén. Cerca del final de su vida, aún se negó a reconocer la realidad de que alguien se sentaría en el trono después de él. La masacre de los bebés varones de Belén fue uno de los temerarios actos de violencia que Herodes cometió para mantener el poder temporal que se le había otorgado.

Este era el mundo del primer siglo: los gobernantes hacían lo que querían con pocas consecuencias. La gente en Jerusalén vivía con miedo, sin saber qué horrible evento podría ocurrir después. Cuando los judíos leyeron las palabras de profecía en Isaías 35, esperaban que su Mesías viniera con poder y fuerza, y derrocara a los gobiernos opresores a su alrededor.

En cambio, el Mesías vino como un bebé.

El Mesías no vino a salvar a la gente de su situación política actual; Él vino a salvarlos de su situación espiritual. Hizo exactamente lo que dijo el profeta: vino con venganza y vino para salvar a Su pueblo. Pero Su salvación se veía diferente de lo que esperaban.

Venir con venganza significaba que era implacable con el pecado, destruyendo su poder al sacrificarse en la cruz y conquistando la muerte al resucitar al tercer día. Salvar a Su pueblo significaba salvar a todos los que creían en Él del poder del pecado. Los rescató de la oscuridad espiritual al proporcionarles un sacrificio que expiaría eternamente sus pecados. No solo eso, les proporcionó una forma de vivir libres del pecado y la vergüenza, y les dio una herencia eterna. Puede que no haya obrado de la manera que esperaban, pero logró lo que prometió.

El coro de una de mis canciones favoritas dice: “Podrías habernos salvado en un segundo, en lugar de haber enviado un niño”. Dios podría haber salvado al mundo en un instante. En cambio, Jesús vino a la tierra como un bebé. Se tomó Su tiempo y Su tiempo fue perfecto.

Al concluir nuestro estudio de las Bienaventuranzas y mirar hacia el tiempo de Navidad, recordemos la verdad y la confiabilidad de la promesa de Dios. Prometió salvar, y lo hizo. ¿A qué otras promesas que te ha dado puedes aferrarte hoy?

Amigas, nuestro Dios es fiel. Esta Navidad, recordemos Sus promesas con gran expectativa. Él siempre está trabajando y siempre es fiel. A medida que buscamos Amar a Dios Grandemente, tratemos de confiar en Sus promesas y Su corazón para nosotras, incluso si nuestras circunstancias parecen no haber cambiado.

Melissa

_________________

Traducido por Joanna Pérez de Merino

_____________

Recuerda visitar nuestra tienda :

https://www.etsy.com/listing/745404681/kit-adg

Disponibles:
Cuaderno de notas
Bolsa para Biblia
Taza para el café

One Reply to “He aquí tu Dios”

  1. Pingback: He aquí tu Dios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.