Superando la Preocupación

El rey y Amán fueron a cenar con Ester. Recuerdas que a este punto ninguno de los dos sabía que ella es judía.  Asumo que Amán sintió que ya se podía relajar un poco a pesar de los acontecimientos del capítulo anterior.  Sabía que Mardoqueo era judío, que su sentencia de muerte había sido firmada y que solo era cuestión de tiempo antes de que los judíos fueran aniquilados, incluyendo a Mardoqueo.

Mientras que en el banquete, el rey le pregunta a Ester cuál era su petición. A estas alturas, el corazón de Ester debe haber estado latiendo fuera de su pecho.  Era tiempo de revelar quién era su pueblo y pedir por su salvación.

Estoy segura que ella debió haberse postrado en su cama la noche anterior, nerviosa y posiblemente ansiosa.  Yo lo hubiera estado.  Si lo que ella iba a revelar al rey lo enfureciera, le podría costar su vida.  Estoy segura que pasó una buena cantidad de tiempo batallando con la ansiedad y miedo.  Esto nos lleva al versículo de hoy.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.” Filipenses 4:6

¡No deberíamos preocuparnos por nada! ¿Por qué? Porque la preocupación es un pecado.  ¡Vaya, esa es una palabra dura para nosotras!  Es uno de los pecados por los cuales Cristo murió. ¿Por qué la preocupación es un pecado? Déjame mencionar algunas pocas razones.

1.   LA PREOCUPACIÓN ES DESOBEDIENCIA A DIOS

Dos veces en Mateo 6 Jesús nos dice directamente que no nos preocupemos, y sin embargo, parece que no importa cuántas veces hayamos leído estos versículos, nos preocupamos de todas maneras. La preocupación es una forma de desobediencia.  Nunca se nos da una excepción a esto.

2.   LA PREOCUPACIÓN  DUDA DE  DE DIOS

Recuerda quién eres en Cristo.  Has sido adoptada por el Rey de reyes y Señor de señores.   Nos ha prometido una herencia inimaginable, Él promete cuidar de nosotras, amarnos incondicionalmente, y vindicar los errores cometidos contra nosotras. Promete estar para nosotras y con nosotras siempre.  ¿Realmente creemos en estas promesas? Porque si lo hacemos,  nosotras más que nadie, tenemos cero razón para preocuparnos.

3.   LA PREOCUPACIÓN LLAMA A DIOS MENTIROSO

Peor que simplemente dudar de Dios, la preocupación llama a Dios un mentiroso. Dios nos ha dicho que aunque esta vida no será fácil,  Él estará con y por nosotras. Cuando nos preocupamos le decimos a Dios que Su palabra, que Sus promesas, no son ciertas.

Aquí está la cuestión; por más que queramos soluciones rápidas, no hay soluciones rápidas para aprender a no preocuparnos.  Superar la preocupación es un proceso, y nos va a tomar tiempo y trabajo.  Aquí hay algunas pocas maneras de trabajar en eliminar la preocupación de nuestras vidas. 

  1. CONOCE A DIOS

¿Realmente conozco el carácter de Dios?  ¿Es Él todopoderoso?  ¿Su amor lo consume todo? ¿Está en control de todas las cosas? No es suficiente decir “si”  aquí, debemos creer estas verdades, descansar en ellas. ¿Cómo estas verdades se cruzan y dan sentido a cada situación en nuestras vidas? Un paso para vencer la preocupación es comprometernos a estudiar cada faceta del carácter de Dios y aplicarlo a nuestras vidas.

  • ORA Y SIGUE ORANDO

La respuesta a nuestros pensamientos ansiosos se encuentra de rodillas.  Esto parece ser muy poco emocionante, pero cuando oramos nos aproximamos al trono de Dios, acercándonos a Él por ayuda en nuestros tiempos de necesidad.  Estamos hablando a Jesús, nuestro Sumo Sacerdote e intercesor. Tenemos Su atención plena e indivisa en todo momento y está listo para ayudar. (Hebreos 4: 14-16)

  • ESTUDIA O MEMORIZA FILIPENSES

Aunque fue escrito en prisión, el libro de los Filipenses es un libro muy alegre y alentador.  J.R. Miller dice que las palabras encontradas en Filipenses son “palabras de oro para todos los creyentes.” Si somos propensas a preocuparnos, este será ser un buen libro para leer, estudiar, e incluso memorizar.

  • CAMBIA TU PENSAMIENTO

Cuando nos preocupamos, estamos pensando siempre en todos los “qué pasaría si” que nuestras situaciones puedan producir. Pero  los “qué pasaría si” no son realidades ni verdad. Como Shakespeare dijo: “los miedos pueden ser mentirosos.”  La mayoría de nuestras preocupaciones son falsas y deshonrosas.  Necesitamos enfocarnos no solamente en lo que es verdad, sino también en lo que es bueno.  Realmente necesitamos entrenar nuestras mentes para ver las cosas rectas. Filipenses 4 nos dice que pensemos en las cosas que son verdad, nobles, justas y puras. Hemos de enfocarnos en cosas que son amables, admirables y dignas de alabanza. A veces nuestras situaciones son tan duras que el único lugar amable y digno de elogio para poner nuestros ojos es Jesús. Él siempre debe estar delante de nosotras para que cuando veamos nuestras circunstancias las veamos a través del amor, la fuerza y el poder de Jesús.

  • ADORA

Adora, ya sea al reunirte con otros creyentes el domingo por la mañana para adorar a nuestro Señor resucitado, o simplemente poniendo canciones de adoración en nuestros hogares; elevar nuestros corazones a Dios en adoración también elevará nuestro semblante y confianza. La adoración centrada en Cristo nos llevará a la cruz, donde todo cuanto podamos necesitar fue comprado a un precio muy alto.

La verdad es que no eliminaremos la preocupación para siempre, pero podemos llegar a un punto en que la preocupación no abrume nuestros corazones. Donde veamos los signos de preocupación que se arrastran en nuestras vidas, necesitamos aplastarlo bajo los pies del evangelio. No será fácil, pero con Dios todo es posible.

Mirando a Jesús

___________________

Recuerda:

En Ama a Dios Grandemente queremos compartir contigo y caminar juntas en la lectura diaria de la Palabra De Dios.

Participa en nuestros estudios via Facebook

https://www.facebook.com/AmaaDiosLGGespanol/

o Instagram

https://www.instagram.com/amaadiosgrandemente/?igshid=rn0lvglw0wd8

__________

One Reply to “Superando la Preocupación”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.