Bendiciendo a los que te maldicen

“Y Amán tomó el vestido y el caballo, y vistió a Mardoqueo, y lo condujo a caballo por la plaza de la ciudad, e hizo pregonar delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey.” Ester 6:11

Este versículo es un resumen perfecto de lo que ha estado sucediendo esta semana en nuestro estudio de Ester.

Amán cree que el rey lo va a honrar, pero es Mardoqueo quien recibirá un favor especial. Después del peor día en la vida de Amán, regresa a su casa destruido por la vergüenza. No hay nada que pueda hacerle al hombre que más odia.

¿Y qué hay de Mardoqueo? Regresa a la puerta del rey. Todavía está preocupado por la amenaza contra los judíos y regresa al palacio. No deja que el honor que le fue otorgado lo haga arrogante o inactivo.

El hombre que Amán maldijo ahora era exaltado y bendecido, y Amán, que buscaba su propia exaltación, terminó maldecido. Quiero dedicar un poco de tiempo a hablar de la idea de bendecir a quienes nos maldicen. El versículo para nuestro devocional hoy es Génesis 12:3: “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

Dios le promete a Abram que peleará contra sus enemigos. Estos serán maldecidos, mientras que los que están con Abram serán bendecidos. Él le está haciendo saber a Abram, en términos inequívocos, que Él, el Señor, está de su lado, y que a través suyo las naciones serán bendecidas.

Esta promesa se extiende a ti y a mí también. Una y otra vez Dios le dice a Su pueblo que Él está de su lado. Nos dice que si somos hijos de Abraham (por la fe en Cristo) seremos bendecidos (Hechos 3:25). Y en Romanos 8:31, Pablo pregunta: ” ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”. Solo a través de la sangre de Jesús, Dios puede estar por nosotros.

Si somos honestas, no siempre se siente que Dios está de nuestro lado (Salmo 73). Tenemos muchas cosas que parecen estar en contra de nosotras, como gobiernos, instituciones, personas individuales y circunstancias. Pero Dios, que está en nosotras y por nosotras, es más fuerte que cualquier circunstancia o persona que se nos presente (1 Jn. 4: 4).

NUESTRA RESPUESTA

Aquí hay algo que es muy importante recordar. En ninguna parte se nos dice que maldigamos a quienes nos maldicen. Eso es solo trabajo de Dios.

El Señor nos vindicará (Salmo 138: 8)

Esta es una buena razón por la cual debemos bendecir a los que nos maldicen, porque es suficiente que Dios los maldiga.   – Matthew Henry

En cambio, se nos dice que bendigamos a los que nos maldicen (Lucas 6:28). Wow, esa es una meta muy alta. ¿Entonces qué significa eso?

Amar a nuestros enemigos o personas que están en contra de nosotras significa buscar su bien. Significa restringir nuestros sentimientos de resentimiento o desearles mal. Es deshacerse de ese deseo en nuestros corazones de devolver mal por mal.

¿Y cómo hacemos esto? Orando por ellos, hablando amablemente de ellos y con ellos, y haciéndoles el bien.

Así es el asunto; amar a nuestros enemigos, amar a las personas que nos desean mal, que nos molestan, que no nos quieren y que hablan mal de nosotras y nos odian, va en contra de nuestra naturaleza. No es natural para nosotras extender este tipo de gracia.

Nuestro Señor Dios debe ser un hombre piadoso para poder amar a los sinvergüenzas. Yo no puedo hacerlo y, es más, yo soy un sinvergüenza. – Martín Lutero

Sí, ¡somos sinvergüenzas y peor! Gracias a Dios por nuestro ejemplo perfecto, Jesús. Mostró gracia y amabilidad a quienes le escupieron en la cara, lo acusaron de todo tipo de cosas falsas, se rieron de Él, lo torturaron y lo mataron.

Él no solo es nuestro ejemplo, también es nuestra esperanza. No sé para ti, pero para mí, esto es imposible. Incluso si pudiera ser amable con ellos, lucharía en mi corazón. Esto no me disculpa, pero hace que el sacrificio de Cristo sea aún más valioso. Jesús amó a Sus enemigos perfectamente por nosotras, soportó acusaciones erróneas y chismes con perfecta gracia por nosotras, y murió en la cruz por todas las veces que fracasamos en bendecir a nuestros enemigos.

Estamos llamadas a tomar un camino más alto, a bendecir a quienes nos maldicen y a amar a los que están en contra de nosotras, pero no estamos llamadas a tomar ese camino solas. Dios es con nosotras y por nosotras y, al final, nos reivindicará: la verdad ganará.

Si defendemos lo que es correcto, tendremos enemigos. Ellos se sienten justificados en su hostilidad. Pero Jesús dice: ámalos de todos modos. Las personas hostiles esperan hostilidad a cambio. Jesús dice, sorpréndelos. – Ray Ortland

Mirando a Jesús,

Desafío de la semana 5:

esta semana ora por aquellos a quienes no les gustas. Cuando los pensamientos de venganza o preocupación llenen tu mente, convierte esos pensamientos en oraciones. Pídale a Dios que te ayude sobrenaturalmente a amar cuando no quieras, y a alabar Su nombre ante la incertidumbre.

Semana 5 – Plan de Lectura

Semana 5- Versiculo a Memorizar

___________________

Recuerda:

En Ama a Dios Grandemente queremos compartir contigo y caminar juntas en la lectura diaria de la Palabra De Dios.

Participa en nuestros estudios via Facebook

https://www.facebook.com/AmaaDiosLGGespanol/

o Instagram

https://www.instagram.com/amaadiosgrandemente/?igshid=rn0lvglw0wd8

__________

Traducido por Joanna Pérez de Merino

2 Replies to “Bendiciendo a los que te maldicen”

  1. Puedo imaginar como se sintió Mardoqueo conduciendo el caballo del rey con Mardoqueo en él, paseandolo por la plaza y dando voces a su favor. Que terrible cuando nuestros verdaderos sentimientos son expuestos, [aunque los demás los ignoren]. Asi es el Señor con aquellos que quiere corregir. El siempre nos da la oportunidad de recapacitar y enderezar nuestros caminos, de hecho El es quien lo hace a travéz de su corrección. Amán no lo hizo, pero cuando somos lo suficiente humildes El nos llama y nos pone en el lugar que destinó para nosotras. Amán quiso maldecir a Mardoqueo y el maldecido fué él. Que Dios nos ayude a núnca pasar por nada parecido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.