Lo que te distingue

Conocí a mi esposo cuando tenía 40 años. En ese momento, no había tenido una cita en 10 años. El día que nos conocimos, no escuché campanas de boda o ángeles cantando. Realmente no fue tan significativo o memorable. Simplemente decidí presentarme a una misión que nuestra iglesia patrocinaba para ayudar a una comunidad cercana que había sido afectada por un tornado. Agarré un rastrillo y ayudé a limpiar los patios mientras Bruce subía al techo con un martillo. Terminé cubierta de tierra y exhausta, pero fue un buen trabajo. Estaba agradecida de poder alentar a esas familias.

Me encontré con Bruce varias semanas después en el pasillo trasero entre los baños y el salón de banquetes de la iglesia. Se estaba uniendo a otro equipo de extensión que viajaba a Mississippi para ayudar a las víctimas de huracanes. Mi horario de trabajo no me permitió asistir, pero me propuse que todos los miembros del grupo supieran que estaría orando por ellos.

La conversación probablemente duró unos dos minutos. Él sonrió cortésmente y respondió: “Oye, gracias por orar”. Y siguió su camino.

Dos años después, nadie se sorprendió más que yo cuando llegué a usar un gran vestido blanco y caminar por el pasillo de la iglesia. Si le preguntas a mi esposo cómo terminamos juntos, él no te dirá que fueron los reflejos en mi cabello o mis uñas cuidadas. No le importa el color de mi lápiz labial ni el perfume que uso.

Pregúntale a Bruce qué fue lo que lo inspiró a renunciar a sus viejos hábitos de soltero y comprar un anillo de diamantes muy caro, y lo llevarás de regreso a esa conversación de dos minutos en el pasillo.

Él seguía pensando: “Esa chica. Ella ora.”

* * *

Ester se destacó entre un mar de mujeres, no porque fuera absolutamente hermosa, sino porque era humilde y enseñable sobre todo. Ella escuchó la sabiduría y se rindió a la autoridad. Ester decidió confiar en Dios y en las personas que colocó a su alrededor para guiar sus pasos. Ella no se quejó de estar en una situación que no eligió. Ella no se comparó con las otras mujeres. Ella simplemente hizo lo que se necesitaba con un espíritu amable.

La obediencia de Ester emanaba una belleza distintiva desde adentro. Su vida fue cedida a Dios, y eso la distinguió.

La gracia y el favor de Dios rodean a una mujer que está apartada para servir desinteresadamente.

Lyli

A Lyli Dunbar le gusta cantar sonso karaoke en el auto con su esposo, profundizar en el estudio de la Biblia con las chicas y leer 12 libros a la vez. Escritora, oradora y entrenadora de vida bíblica, su misión es alentar a los cansados con combustible para una fe incontrolable. Pasa por lylidunbar.com para obtener combustible de fe para tu día o conéctate con ella en Facebook, Instagram o Pinterest. Traducido por Joanna Pérez de Merino

Advertisements

One Reply to “Lo que te distingue”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.