Todas tus palabras importan

Tus palabras importan. Las palabras que hablas a otros y las palabras que te hablas a ti misma, todas son importantes. Si te pareces en algo a mí, te reservas las palabras más duras para ti misma. Tú sabes, esas palabras envenenadas que nadie más puede oír excepto tú. Repiquetean una y otra vez entre las paredes interiores de tu mente. Piensas que como nadie más puede oírlas, no importan. Son solo tus “pensamientos”, ¿qué daño realmente pueden hacer? Sin embargo, con el tiempo, el daño está hecho, y lo que una vez fue una herida invisible comienza a hacerse visible: tu confianza se deteriora. Tu ansiedad empeora. Empiezas a conformarte con menos que lo mejor de ti. Escucha,  debemos detener este diálogo interno negativo. Sé amable contigo misma. Comienza a llevar cautivos tus pensamientos (2 Corintios 10:5) y si no se lo dirías a tu mejor  amiga, entonces no te lo digas a ti misma. Jesús nos dice en Mateo 22:39 que debemos amar a nuestro prójimo como a nosotras mismas. Piensa regresivamente las palabras que te has dicho a ti misma las últimas semanas. ¿Han sido amorosas? ¿Han sido llenas de gracia y de aliento? ¿O han sido palabras de acusación, burla y vergüenza? Si hemos de amar a nuestro prójimo como a nosotras mismas, primero tenemos que amarnos a nosotras mismas.  Aprender a hablar palabras de aliento y detener intencionalmente el diálogo interno negativo es un buen lugar para empezar. Si Jesús no te hablaría de esa manera, ¿por qué tú si lo haces? Sé amable contigo misma.  No te limites a hablar palabras que dan vida solo a tus amigas, compañeras de trabajo, familiares y vecinos, dítelas a ti misma también. Entonces, hagamos un pacto, ¿de acuerdo? Necesito crecer en esta área en mi vida, y  creo que posiblemente no estoy sola. ¿Quieres unirte a mí? En un esfuerzo por comenzar a hablarme a mí misma como a una amiga, voy a: Empezar cada día con una oración de gratitud por la forma en que Dios me hizo.
  1. Memorizar 2 Corintios 10:5 y ponerlo en práctica en mi vida. Detendré intencionalmente los pensamientos negativos y los reemplazaré con pensamientos positivos.
  2. Acercarme a una amiga de confianza para pedirle que me ayude a orar por esta área de mi vida. Creo que ser abierta y compartir sobre esta lucha ayuda a disminuir el poder de las palabras críticas que yo escucho.
  3. Concentrarme en la verdad de que Dios me ama, que está siempre conmigo y que tiene planes para mi vida. No hay nada que yo pueda hacer para que Dios me ame más o menos de lo que lo hace en este momento.
¿Y tú, mi dulce amiga? ¿Quieres unirte a mí? Hablemos: ¿Qué otros puntos agregarías a la lista de “háblate a ti misma como a una amiga”? Ama  A Dios Grandemente
_______________ Recuerda que en Ama a Dios Grandemente,nuestro objetivo es que crees una disciplina de lectura de la Palabra de Dios a diario, si deseas ser parte de nuestra #ComunidadADG visita nuestra pagina de facebook o Instagram https://www.facebook.com/AmaaDiosLGGespanol/ https://www.instagram.com/amaadiosgrandemente/?hl=en
Advertisements

One Reply to “Todas tus palabras importan”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.