Las palabras que decimos: Una oración inspirada en Efesios 4:29-32

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación…

Dios dice que cuando las palabras son muchas, el pecado no está ausente (Proverbios 10:19). Hoy pronuncié demasiadas palabras, palabras duras y desgarradoras, y no puedo recuperarlas. Por el desbordamiento de mi corazón, llegaron antes de que me detuviera para medir el peso aplastante de su impacto. Salieron en un instante, destruyendo la confianza que había tomado tanto tiempo, gracia e intencionalidad construir. Oh Padre, perdóname por ser rápida para hablar y lenta para escuchar (Santiago 1:19). Te ruego por fuerza que me ayude a contener mi lengua hasta que pueda responder con gentileza. Cuando vengan las palabras, ayúdame a no quebrar el espíritu del oyente, sino a hablar con la la gracia y vida que se encuentran en ti (Proverbios 15: 4).

… a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

Jesús, viniste y te diste a ti mismo y me dotaste de gracia mucho más allá de lo que merezco. Hubo momentos en que podrías haberte defendido, pero permaneciste en silencio (Mateo 26:63); muchas veces fuiste oprimido y afligido, pero no abriste la boca (Isaías 53: 7). Ayúdame a ser una sierva llena de gracia cuando hablo, porque Tú resistes al orgulloso, pero das gracia al humilde (Santiago 4: 6). Oh Dios, lo siento mucho; me rompe el corazón que mis palabras puedan entristecer tu Espíritu. Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí (Salmo 51:10).

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.

Dios, me he aferrado a la amargura durante demasiado tiempo. No quiero que la ira o el resentimiento se arraiguen en mi corazón y desplacen el fruto de tu Espíritu en mí. Búscame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos ansiosos. Ve si hay alguna manera ofensiva en mí y guíame por el camino eterno (Salmo 139: 23-24). En lugar de enojo en mí, que haya amor. En lugar de desesperación, que haya alegría. En lugar de conflicto, que haya paz. En lugar de frustración, que haya paciencia. En lugar de odio, que haya amabilidad. En lugar de maldad, que haya bondad. En lugar de engaño, que haya fidelidad. En lugar de dureza, que haya gentileza. En lugar de caos, que haya autocontrol (Gálatas 5: 22-23). En lugar de mí, deja que haya más de ti.

Antes, sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

¡Padre, gracias por perdonarme y transformarme para ser más como Tú! En un mundo frío e implacable, mantén mi corazón tierno hacia las cosas tuyas.  A través del poder de Tu Espíritu en mí, permíteme abrir mi boca con sabiduría, y que la enseñanza de la bondad esté en mi lengua (Proverbios 31:26). Tu paciencia y compasión hacia mí son asombrosas, Jesús. Es tu amabilidad la que conduce al arrepentimiento (Romanos 2: 4). Que mis palabras traigan Tu amor, esperanza, sanación y reconciliación a aquellos con quienes me encuentro hoy.

A tus pies,

* Hablemos: nuestras palabras son importantes. Si hiciste esta oración hoy, ¿puedes simplemente escribir “Amén” en los comentarios a continuación? Juntas, presentémosla al Señor en oración.

Desafío de la semana 2: Esta semana presta atención a las palabras que repites en tu mente y que te hablas a ti misma. Concéntrate en tener conversaciones de charla íntima contigo que sean amorosas y más orientadas hacia Filipenses 4:8.

Traducido por Joanna Pérez de Merino

Semana 2- Plan de Lectura

Semana 2 – Versiculo a Memorizar

Recuerda que en Ama a Dios Grandemente,nuestro objetivo es que crees una disciplina de lectura de la Palabra de Dios a diario, si deseas ser parte de nuestra #ComunidadADG visita nuestra pagina de facebook o Instagram

https://www.facebook.com/AmaaDiosLGGespanol/

https://www.instagram.com/amaadiosgrandemente/?hl=en

Advertisements

15 Replies to “Las palabras que decimos: Una oración inspirada en Efesios 4:29-32”

Leave a Reply to Liliana Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.