Provisión Prometida

Mi nieto mayor de tres años pasó con nosotros la primavera pasada, y hemos hecho  nuestro mejor esfuerzo para asegurarnos que él se sienta seguro y a salvo dentro de  las cuatro paredes de nuestra casa. Hemos establecido una rutina diaria,  y él sabe qué esperar cuando la abuela promete un bocadillo después de la siesta, el pequeño hombrecito sabe que al despertar recibe un gran plato de bananos en rodajas.

Sin embargo, de todos modos a veces se lamenta y se pregunta ¿Dónde están mis bananos?

Justo aquí calabacita, y cada vez que me lo pida me levantaré del sofá y traeré lo que él quiera del refrigerador. La abuela lo prometió, y la abuela siempre cumple su promesa.

Cuando me siento en mi sala de estar observando a mi pequeño hombre engullendo hasta el último bocado de fruta de su plato, pienso en lo mucho que me parezco a una niña inmadura en mi interacción con mi Padre Celestial. Dios ha prometido que él proveerá cada cosa que necesite, aunque a veces aun dudo y me quejo.

No me falta nada. Dios ha cubierto completamente mi vida con su bondad y  gracia, pero  a veces tengo una memoria muy corta.

Los  Levitas en los días de Josué no recibieron una porción de tierra.  Dios mismo era su porción,  y tomaron la decisión de reclamar su  derecho basándose en la palabra del Señor: “El señor ordenó a Moisés…” (Josué 21:2).   Ellos creyeron que Dios siempre provee lo que ha prometido.

Así como Dios estableció un lugar donde los Levitas pudieran residir en la tierra.  Él está preparando  un refugio de descanso y redención  para nosotras en el cielo. Ahora mismo, nos preguntamos qué está haciendo Dios,  pero podemos confiar que él nos levantará un día muy pronto para restaurarnos completamente y traernos la redención total.

Mientras esperamos, el Salmista nos alienta a orar para que Dios ilumine nuestro entendimiento: “Hazme entender el camino de tus mandamientos, Para que medite en tus maravillas.” (Salmos 119:27)

En lugar de murmurar acerca de lo que me hace falta, propongámonos buscar y meditar en las obras maravillosa de Dios a nuestro favor.  Recuérdate de estas verdades:

  • He sido rescatada del dominio de Satanás y transferida  dentro del reino de Cristo (Colosenses 1:3)
  • Soy adoptada como hija de Dios (Efesios 1:5)
  • Estoy firmemente arraigada y edificada en Cristo (Colosenses 2:7)
  • Todas mis necesidades son conocidas por Dios conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:19)
  • Nada podrá separarme  del amor de Dios (Romanos 8:35)
  • Somos coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados (Romanos 8:17)
  • Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús (Efesios 2:6)
  • Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. (1ra de Juan 5:18)
  • Estoy segura que la Buena obra que Dios ha empezado en mi la completara. (Filipenses 4:13)

Él enemigo de nuestras almas quiere que pensemos que nos falta todo y que no podremos sobrevivir. Él está tratando de llevarse tus bananos y llenarte de dudas. No permitas que ocupe un espacio en tu cabeza.

Dios ha prometido que proveerá cada cosa que necesites. Puedes confiar en Dios todo el tiempo.

Guardando la fe.

Lyli.

Advertisements

One Reply to “Provisión Prometida”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.