Guardando la Verdad de Dios

s2d3

S02-D03

 

Nos reunimos todos en una gran choza sin paredes y con techo de paja. Este era el tercer o cuarto sermón del día. Los bancos incómodos y la proliferación de mosquitos debido a una ligera lluvia me mantuvieron completamente despierta a pesar de que no entiendo el idioma curripaco. Sabiendo que los “blancos” se les unían para la conferencia, comenzaron sus mensajes en español, pero luego gradualmente siguieron en su idioma. Yo tenía una traductora, pero a menudo ella se retiraba a atender sus cosas. Eso significaba que me perdía la mayoría de lo que decían los predicadores de diferentes comunidades indígenas.

 

De repente, uno de los ancianos en la choza se levantó y comenzó a hablar al predicador. Otros se le unieron. No tenía idea de lo que decían, pero al ver los rostros enojados de algunos de los hombres y la expresión de preocupación de mi esposo, supe que esto era importante.

 

Mi esposo indicó desde el otro lado de la choza: “Lo están sacando del púlpito.” ​Espera, ¿qué? Busqué a mi traductora, pero no estaba a la vista. Él tenía razón. Algunos minutos más tarde, el predicador fue escoltado fuera de la choza y los demás siguieron con el programa.

 

Durante la cena, el pastor de la aldea en la que nos estábamos alojando, nos contó lo que pasó, “Dijo cosas que no son ciertas: La Biblia no enseña eso.” ​Por supuesto, conozco lo suficiente de la cultura indígena para saber que esa sería toda la explicación que obtendríamos mientras yo estuviera presente. Más tarde le explicaría los detalles a mi esposo y le pediría su opinión en una reunión de pastores.

 

Los más ancianos en las aldeas de Curripaco conocen muy bien la Biblia y pueden decir cuando alguien se desvía de la verdad. Pero las generaciones más jóvenes no lo hacen. Es por eso que piden todo el tiempo que los misioneros vayan a sus comunidades y les enseñen, para que todos puedan reconocer la mala doctrina antes que la gente la escuche y se confunda.

 

A veces deseo que nosotros, los “blancos”, tuviéramos las agallas que estos hermanos en la jungla tienen para levantarnos y decir: “Usted no está predicando la verdad de Dios, por favor, ¡abandone la plataforma!”

 

Esto era exactamente lo que Miqueas estaba haciendo en su reprensión a estos falsos profetas en los versículos de hoy. Les estaba diciendo que abandonaran la plataforma porque no estaban predicando la verdad de Dios, estaban diciéndole a la gente, especialmente a los gobernantes corruptos de la época, lo que querían escuchar. Profetizaban días felices para llenar sus estómagos, mientras la verdad era que el juicio y el exilio estaban a la vuelta de la esquina debido al pecado constante y a la falta de arrepentimiento.

 

La gente no quería escuchar acerca del pecado.

 

Hoy tampoco la gente quiere oír hablar del pecado.

 

¿Cuántas de nuestras iglesias modernas han dejado de predicar sobre el pecado para no incomodar a la gente? En muchas iglesias, las personas reciben mensajes superficiales domingo tras domingo sin escuchar palabras como “pecado”, “confesión”, o “arrepentimiento”. El Evangelio es buenas nuevas y alienta a las personas, sí. Sin embargo, también es la verdad de un Dios justo, y el pecado debe abordarse para ayudarnos a vivir de acuerdo a Su Palabra.

 

Cuando tomamos de la Biblia solo los versículos que nos gustan y dejamos de lado aquellos que tratan con nuestro pecado, nos estamos perdiendo una gran parte. La Palabra de Dios es la verdad que cambia nuestros corazones y alinea nuestras vidas con la de Él.

 

Yo quiero que la verdad de Dios me haga sentir incómoda. Quiero que sea el espejo en el cual mirarme. Quiero que cambie mi corazón para cambiar mi vida. Seamos mujeres de la Palabra y no temamos hablar la verdad de Dios en amor.

 

Contenta en Su servicio,

 

Edurne  

 

Advertisements

One Reply to “Guardando la Verdad de Dios”

  1. Realmente es muy actual el libro de Miques. Gracias Edurne por tu reflexión muy acertada y desafiante en este tiempo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.