El Señor está en Todo

 

S01-D01.jpg

s1d1

Soy lo suficientemente mayor para decir que he pasado por varios presidentes en mi país. Algunos de ellos, basándome en la manera como se veía el país, parecía que estaban más cercanos a Dios que otros.

El primer presidente que recuerdo era Ronald Regan…sí. Soy una niña de los años 80. Todavía puedo recordar un discurso que tuve la oportunidad de escuchar en ese televisor de manecilla rodante en casa de mis abuelos cuando era muy pequeña. Esa noche, cuando mi abuela me estaba poniendo en la cama, recuerdo vívidamente que me dijo “Ángela, siempre debes orar por nuestros presidentes. Es muy importante hacerlo, por su protección y para que Dios les de sabiduría para liderar nuestro país.” No estoy segura, por qué esa conversación hizo tanto impacto en mi vida, pero así fue.

 

Miqueas, en su inicio nos da información importante. Primero menciona que lo que compartirá proviene directamente de Dios, él es solo el mensajero.  Luego el empieza a describir de donde proviene y los reyes que reinaron durante el periodo que fue un profeta en el siglo octavo A.C. Aprendemos que Miqueas era de una región de agricultores. Esta información será de gran ayuda a medida que leemos el libro de Miqueas. Más Adelante, observaremos algunas de las rituales que los ciudadanos acaudalados practicaban en la comunidad donde Miqueas creció, así como en Judá e Israel y que estaban lastimando a los menos afortunados.

Los tres reyes que Miqueas menciona, también eran diferentes el uno del otro…

Jotam (750–735) era más o menos indiferente hacia Dios. El participo de los rituales religiosos para mantener las apariencias, pero su corazón no estaba en ellos.

Acaz (735–715) por otro lado, fue MUY diabólico. Él no era indiferente como lo fue Jotam, él era totalmente desafiante en contra de Dios. Ezequías (715-686) fue totalmente lo opuesto. Él amaba a Dios y trabajo para que el pueblo se volviera hacia Dios.

 

En la lectura sobre estos tres reyes me hace recordar esa sabiduría que mi abuela me impartió hace tantos años: necesitamos orar por nuestros líderes. Sin importar si estamos viviendo bajo “Jotam,” “Acaz,” o “Ezequías”, nosotras debemos orar por ellos y tomar la decisión de vivir de tal manera que honra a Dios… tal como lo hizo Miqueas. Somos llamadas a pelear en contra de la opresión que se vive a diario y vivir- como Miqueas nos ensena a hacerlo- extendiendo amabilidad, siendo Justas y caminado humildemente con Dios.

 

Nunca olvides que Dios es soberano y está trabajando en los reinados de cada uno de los reyes que le aman y aquellos que no lo hacen. ¡Dios está en TODO!

 

 

Desafío Semana 1: Comparte la sabiduría de mi abuela con todos los que están en tu vida. Toma el tiempo esta semana para orar por el presidente de tu nación y aquellos que dirigen el país, los estados y tu comunidad. Debemos ensenarles a las nuevas generaciones la importancia de sus oraciones.

 

Conversemos: ¿De manera intencional estas orando por los líderes de tu nación y los de tu vida? ¿Te enseñaron a hacerlo desde que estabas pequeña?

 

Ama a Dios Grandemente,

 

Angela

 

Plan de lectura semana 1 –

s1

 

Versículo para memorizar semana 1 –

s1

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.