Valiente para animar

s5d1.png

S05-D01

¿Alguna vez has pensado en el proceso de afilar algo hecho de hierro? Con la fricción de dos hierros, el calor entre ambos se incrementa, permitiendo que se cree una chispa que los caliente lo suficiente como para ser moldeables.

Como cuerpo de Cristo, nos olvidamos de que debemos afilar a otros hermanos en la fe para que la llama en su corazón siga ardiendo. Es por eso que necesitamos comunidad. Es por eso que necesitamos a otros. Se nos manda estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras. Se nos dice que no dejemos de congregarnos. Tenemos que animarnos unos a otros.

Y eso requiere valor. Estar con otras personas duele. Vamos a la iglesia, nos involucramos en la vida de alguien más, intentamos ser de ánimo y ¿qué sucede? Salimos heridos. No quiero ser cruel, pero, así es la vida. Necesitamos personas y las personas te necesitan a ti. En la vida real. Esa es la manera en la que Dios ons hizo. Él nos creó para tener comunidad.

Cuando permitimos que el miedo de estar con otras personas se apodere de nuestro corazón, podemos, en este mundo moderno, decidir ver un servicio de la misma manera que vemos una película. Los cultos que podemos seguir por internet son buenísmos para aquellos que no pueden asistir a la iglesia. Para los que viven en lugares en los que ser creyente es peligroso. Para los enfermos, Para la mamá que tiene un recién nacido en casa o un hijo enfermo. Para aquellos que no tienen una congregación a la que sumarse en el lugar en el que viven. Hay muchas razones válidas para escoger ver un servicio dominical por internet.

Pero cuando tienes una iglesia a la que puedes asistir, cuando tienes los medios y la libertad de ir a una iglesia y decides quedarte en casa, te estás perdiendo la oportunidad de involucrarte en la vida de otras personas. Te estás perdiendo también la oportunidad de permitir a otros ser una bendición para ti.

¿Es más seguro para tu corazón mantenerse detrás de una pantalla? Lo es. Pero, al hacerlo, te estás perdiendo la belleza de ser parte de un cuerpo de creyentes, de ser parte de la familia de la iglesia. A veces es una familia muy disfuncional, sí. pero una familia.

Necesitamos comunión unos con otros. Necesitamos estar juntos para afilarnos unos a otros. Cuando un cuchillo está desafilado, no deja de ser un cuchillo, pero pierde efectividad.

El proceso de afilar un cuchillo puede ser incómodo, Pero es necesario. Sé valiente y anima a otros. Deja que otros te animen a ti. Dos personas juntas en el nombre del Señor siempre traerá bendición (Mateo 18:20).

No solo vayas a la iglesia. Sé la iglesia. Sé valiente e involúcrate en una comunidad de creyentes que alaban a Dios juntos.

Contenta en Su servicio,

Edurne

Desafío semana 5: Esta semana, sé valiente y ayuda a alguien. Puedes compartir una palabra de ánimo, un acto de servicio o una oración por alquien más.

 

Plan de lectura semana 5 –

s5

Versículo para memorizar semana 5 –

W5

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.