Valientes para vencer la tentación

A través de mi vida frecuentemente he caído en el pecado. A pesar de ser Cristiana,  lucho para creer que tengo el poder de  resistir  cuando soy tentada.  Caigo en la tentación una y otra y otra vez.

Satanás me ha tenido  exactamente dónde él quiere tenerme….  Desvalida, avergonzada,  temerosa y condenada.

No fue hasta que estudié y me empapé de lo que la palabra de Dios dice respecto de la tentación, fue entonces cuando pude descansar completamente en sus promesas. Aunque estudiemos la palabra de Dios debemos hacer que se convierta parte de nuestras vidas.

Para quienes tienen la misma lucha, mi oración es que a través de un estudio profundo de estos versículos obtengan las fuerzas, que yo continuamente obtengo.

 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 1 Pedro 5:8-9 

La tentación está alrededor de nosotras. No importando quien eres o en que creas, tú enfrentaras la tentación al pecado todos los días. Nadie esta exento.

Sin embargo, la tentación por sí sola no es pecado, hasta que tú pecas. Tenemos la opción de pecar o no.

La naturaleza de Satanás es tentar y  seducir a las personas a hacer el mal y que se rebelen contra Dios.

Su objetivo es convencer  ciegamente a los no creyentes  que nieguen  la presencia de Dios, mientras que a los creyentes nos seducen  a dudar del poder y las promesas de Dios.  A pesar que  tenemos un oponente formidable, nuestro Dios es más grande.

Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 1 Juan 2:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

 

 

Cada pecado que cometemos  proviene de nuestros propios deseos, por lo que somos tentados en los siguientes tres aspectos de nuestras vidas:

  • Los deseos de la carne: La tentación de experimentar  placer físico de algunas actividades  pecaminosas, así nuestra  carne y nuestros sentidos son satisfechos (por ejemplo la glotonería, pecado sexual, morosidad, chismes, violencia física, enojo, la pereza, el abuso al alcohol y drogas.)
  • Los deseos de los ojos: La tentación de ver las cosas que no deberíamos de ver, desear pecaminosamente cosas que  miramos y que Dios nos ha ordenado no tener (por ejemplo la codicia, la avaricia, los celos , la pornografía, la envidia. )
  • La vanagloria de la vida: La tentación de desear desenfrenadamente el éxito, la grandeza y el poder (Por ejemplo el orgullo, justicia propia, falta de perdón,  la exaltación,  la mentira, complacer a las personas, y la ambición.)

Satanás manipula a las personas, a las circunstancias y  la oscuridad que nos rodea para tentarnos. Sin embargo, el siempre usará nuestros tres deseos del corazón para tentarnos.

El objetivo de Satanás es mantenernos viendo  a cualquier lado excepto  hacia el trono de gracia y misericordia de Dios.

Siempre que necesitemos un plan estratégicos para vencer, debemos de ver a Jesús.

Jesús  fue capaz de hacer la voluntad de Dios,  porque él la conocía  a la perfección. Así que, aprendamos de esta promesa maravilla de Dios que encontramos en  1 Corintios 10:13

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana…

Cada persona tiene que enfrentarse a ser tentado es sus tres deseos. Aunque el  pecado especifico puede ser diferente, los deseos son los mismos.  Nosotras no estamos solas en esto. Así que debemos de romper el poder de la vergüenza  y del fracaso al poner nuestra confianza en Jesús como nuestra justicia y nuestro redentor de todos los pecados.

Dios es fiel…

Dios es fiel.  Nota que no dice que nosotras somos fieles. Dios es fiel con  su pueblo en  tiempos buenos y en los malos tiempos. Cuando  todos los demás fallan, Dios es amor y sus promesas nunca dejan de ser.

 

Quien  no  te dejará ser tentado más allá de lo que puedas soportar…

Dios conoce nuestros límites.  El restringirá cualquier muralla  que venga hacia tu vida y que tú no puedas soportar. Y si se vuelve muy pesada la carga, él promete a través de las escrituras que él nos rescatara.

 

Pero con la tentación también vendrá la salida para poderla soportar.

Dios promete una manera de escapar de la tentación,  y aunque me cuesta reconocerlo así es. Mientras que en medio del juicio, del problema  y de la tentación,  es muy difícil ver a Dios y mucho más difícil ver una salida. Sin embargo,  debemos practicar  experimentar la presencia de Dios en  nuestras circunstancias cotidianas y  mundanas. De esta manera podremos discernir su susurro y  poder ver claramente su voluntad en medio de  la confusión y el ruido de la tentación.

 

Serás capaz de soportarla…

Dios nos conoce íntimamente a cada una de nosotras. El conoce nuestras  habilidades para soportar la tentación, porque el tomo nuestro lugar.  Estamos divinamente diseñadas por Dios para soportar el camino que nuestras vida tomará y para enfrentar los sufrimientos en la vida que debemos enfrentar.

No todos pueden soportar lo que tú puedes soportar.

No todos pueden enfrentar lo que tú puedes enfrentar.

Si en estos momentos te encuentras en una batalla, tienes fe en tu corazón que Dios  te ha dado cada cosa que necesitas para tener la victoria.

Nuestro sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó. Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.

Nuestra esperanza viene de la promesa que  no estamos solas. Jesús también fue tentado en sus tres deseos centrales igual que nosotras somos tentadas. Sin embargo, él fue perfectamente capaz  de resistir y vencer sin pecar a través de la palabra y poder de su padre celestial.

No somos perfectas. Vamos a fallar.  Pero Jesús  conoce que la lucha es real,  para que podamos correr hacia él sin vergüenza, sin carga y sin restricciones, sabiendo que en él siempre encontraremos misericordia, gracia y perdón ilimitados.

 

Cuando enfrentes la tentación,  escoge  a Jesús  una y otra y otra vez.

Paz y gracia para ustedes.

Terria

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.