Valiente al mostrar Hospitalidad

 

S02-D05.jpg

 

La Hospitalidad. Es una de esas áreas en la que me gustaría crecer en este año 2019.

Tengo dos grupos de personas en mi vida. Ese grupo un poco limitado que puede llegar a mi casa sin anunciarse, simplemente porque ellos han demostrado que son leales y que me aman sin importar mi desorden. Y, está el grupo por el cual, limpio cada esquina de mi casa, antes de que lleguen (bueno, pongo todo dentro de un closet y allí se queda escondido), para que todo luzca perfecto cuando suene la campana y abra la puerta de mi hogar. ¿Pero qué hay de aquellas personas y de aquellos días que no pertenecen a ninguno de estos grupos?

Algo muy interesante, es que mi esposo, es por naturaleza un excelente anfitrión. El nunca ha conocido una persona extraña. El siempre está en contacto con las personas y las invita a cenar. El es de los que llama a la gente en vez de enviar un mensaje de texto. Solía, bromear con él sobre el día que invitara a todos sus conocidos por un almuerzo de navidad. Así que él lo hizo (y la verdad espero que lo vuelva a hacer). Personas que conoció en medio de la carretera, quienes nos han invitado a pasar vacaciones con ellos.

He aprendido mucho de Russell. Por más que quisiera culparle de todas nuestras diferencias de carácter no puedo hacerlo, es por eso que hoy he batallado con los versículos de nuestra lectura y por lo cual no me siento buena/consistente/cómoda practicando la hospitalidad Bíblica. Soy intencionalmente buena animando a las personas cercanas a mí, me siento totalmente cómoda con ese grupo cercano y la verdad no me gusta salir de esa burbuja, a menudo como debería.

Las excusas generalmente aparecen en mi cabeza; estoy muy…ocupada, cansada, quiero tener algo de tiempo para mí, mi casa no está presentable, tengo pereza, ¿que tal si me dicen que no, ¿cómo comenzar una conversación con alguien que no conozco bien?, y muchas más.

Haber crecido en el sur de los Estados unidos, implica que la palabra hospitalidad significa esas imágenes de Pinterest de las cenas perfectas, las mesas más decoradas y encantadoras, las anfitrionas más arregladas. Pero en la hospitalidad a la que se refiere Romanos 12:13 nos hace la invitación a “Compartir con el pueblo de Dios que está en necesidad, practicar la hospitalidad”.  Y esta no es una discusión sobre el tipo de platos que se usarán o la vajilla a escoger. No necesita centros de mesa extravagantes. Pero, si es un llamado a darle la bienvenida a las personas en nuestras vidas y en nuestros hogares. Es un llamado a ser incluyentes y no excluyentes. Es un mandamiento a ayudar a aquellos que lo necesitan.

 

 

La gracia de Dios es la máxima expresión de un acto de hospitalidad.

 

Como creyentes, somos la iglesia. Somos el remanente que el mundo está observando con una mezcla de sospecha e interés. Predicamos que todos son bienvenidos, pero si nuestras puertas están cerradas, nuestras vidas son una versión un tanto confusa de la verdad del evangelio.

Amiga recuerda, no se trata de que seas una Martha Stewart. No tiene que lucir de esta o aquella manera.

El hecho de abrir la puerta literalmente significa remover la barrera física que separa a las personas. Además, significa de manera figurativa, remover las barreras con las personas; los estigmas o estereotipos desvanecen y nos presentan una oportunidad para conversaciones y formar nuevas relaciones.

En este comienzo del 2019, seamos valientes y salgamos de nuestras zonas de comodidad. Invitemos a las personas a nuestras casas y a nuestras vidas, de una manera fresca, nueva, intencional. Escuchemos sus historias y hagamos nuevos amigos con los desconocidos. Seamos espontáneas. Construyamos una comunidad y participemos.

Y de esta manera permitir que nuestros huéspedes puedan ver la hospitalidad de Dios y la esperanza del evangelio reflejado en nosotras.

 

sara

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. María dice:

    Hola,me gustó mucho la reflexión y debo compartir que me cuesta, me cuesta abrirme a los demás pues algunas circunstancias de la vida me han hecho volverme desconfiada y cuidadosa de con quién me relaciono … Creo que hoy Dios me llama a confiar y a practicar la hospitalidad aunque me cueste y tema en mi humanidad.

    1. cintiamichl dice:

      Amen hermana. A mí me ocurre que me cuesta compartir con personas que no conocen del Señor y me siento fuera de mi zona de confort. Pero esta reflexión me ayuda a entender que si queremos que el evangelio se extienda y que los incrédulos crean en Dios y conozcan del amor de Dios, debemos ser como lo fue Jesús en la tierra y ser hospitalarios con el prójimo y con el hermano en Cristo. Hermosa reflexión. Les amo en Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .