Valiente para obedecer a Dios

Tiene doce años y medio.

Ya no es un niño y está muy lejos de ser un hombre. Atrapado en el limbo de la vida, esperando a que su cuerpo madure.

Es independiente y su mente nunca para. Lee todo lo que cae en sus manos y aprende incansablemente sobre el mundo a su alrededor. Y al hacerlo, tiene un conocimiento del mundo que no estoy segura de que esté preparado para tener.

Hay una cultura que trabaja muy fuerte para llevarlo por su camino. Oh, Padre, llévale por tu camino. Solo en Ti hallará verdadera paz…

Protección.

Pureza.

Propósito.

Ayúdame a enseñarle a guardar su corazón y su mente. Enséñame a guardar la mía continuamente.

Antes de que el sol anuncie un nuevo día, mi mente está tentada a distraerse con tantas cosas que el mundo tiene para ofrecer. La batalla por mi corazón comienza antes de que mis pies toquen el suelo.  Quién gane la batalla determina mis decisiones, mi actitud, mi relación con otros, mi obediencia y mi efectividad para el Reino.

Así que antes de las distracciones me bombardeen y el mundo suba el volumen, me vuelvo a la Fuente que me equipará para la batalla. Sus palabras llenan mi mente con la verdad. Su Espíritu me invade con Su confianza y fortaleza más allá de lo que yo podría conseguir por mí misma.

Y ahí, me prepara para ser vencedora.

Me hace valiente para obedecer.

Filipenses 4:8

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Perseguir a Dios con todo el corazón mientras vivimos en este mundo no nos hace populares. Pero, poco a poco,  con el tiempo, nos hará más como Él.

Aun en medio de la lucha, gracias Padre porque Tus caminos traen paz y vida.

Gracias por el gozo en medio de las circunstancias.

Gracias por traernos contentamiento e identidad.

Gracias Dios porque nos das estabilidad y libertad.

Gracias porque cuando lleno mi mente con Tu Palabra, encuentro lo que es verdadero, noble, justo, puro, admirable…

Encuentro todo lo que mi corazón necesita.

Te encuentro a Ti. 

Jesús, guarda nuestros corazones. Protege nuestras mentes antes de que el día comience. Ayúdanos a ser valientes para obedecerte, sin importar el precio…

Deuteronomio 11:1

Amarás, pues, a Jehová tu Dios, y guardarás sus ordenanzas, sus estatutos, sus decretos y sus mandamientos, todos los días.

A Sus pies,

Whitney

Hablemos: ¿Qué paso puedes dar para ser valiente y obedecer a Dios esta semana?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.