Valiente para temer a Dios antes que a los hombres

Mientras mi familia celebraba el año nuevo con fuegos artificiales, mi hijo le pidió a su padre si podía ayudar con la pirotecnia. La mayoría de los niños de once años aman el peligro. Daniel, sin embargo, tiene una perspectiva propia de los fuegos artificiales. Desde que era pequeño, mi esposo le enseñó el poder y el potencial de los explosivos.

Cuando era pequeño, se asustaba con el ruido mientras veía la magnificencia de los colores en el cielo. Ahora, trata los fuegos con respeto, escuchando a su padre todo el tiempo.

Mientras continuamos nuestra búsqueda de vivir con valentía una vida para Cristo, analizamos lo que significa temer a Dios por encima del hombre. Cuando tememos al Señor, tenemos un respeto activo por Dios que se traduce en nuestra respuesta enobediencia, servicio y amor. Mientras maduramos en nuestra fe, nuestro temor al Señor evoluciona. El respeto de mi hijo por los fuegos creció por su respeto y admiración por ellos. De manera similar, a medida que desarrollamos nuestra relación personal con Dios a través de Cristo, nuestra comprensión de Su naturaleza madura junto a nuestro temor al Señor.

La Escritura dice que el temor del Señor es el principio de la sabiduría (Salmo 111:10). Cuando reconocemos quién es Él como Señor Todopoderoso y comenzamos a comprender que es por Su soberanía que tenemos vida, nuestra perspectiva de todo lo demás cambia. La alabanza y la obediencia se convierten en nuestra prioridad. Nadie en la tierra se compara con Su glorioso nombre. Como Él es incomparable, cuando tememos al Señor y ponemos nuestra confianza en Él, no hay espacio para tener temor a nada ni a nadie más.

¿En qué área has estado batallando con el miedo? A veces es fácil someternos a otros por miedo. Aun así, la Biblia dice que cuando lo hacemos, pone lazo sobre nosotros. Toma un momento para examinar si tu miedo al hombre existe porque no tienes temor a Dios.

Cuando tenemos temor de Dios y reverenciamos a nuestro Padre Celestial, nos damos cuenta de que nada nos puede separar de Su amor. Este conocimiento nos provee con la confianza de enfrentar con valentía cualquier cosa y a cualquiera en el mundo.

Padre Dios, gracias por permitirme ver una simple fracción de cuán grande y poderoso eres a través de la creación y a través de Tu obra. Señor, ayúdame a darte el honor y el respeto que mereces a través de mi vida. Ayúdame a no verte como una simple herramienta, sino como el Señor Todopoderoso que nos dio todo y merece todo. Deja que mi vida refleje mi actitud de adoración. En el nombre de Jesús, amén.

Desafío semanal: Nombra una persona o cosa en tu vida que hayas tenido por encima de Dios. Pasa un tiempo con el Señor, reconociendo Sus atributos divinos. Pídele que te ayude a temerle con reverencia.

 

Buscándolo a Él,

Cortney

 

Plan de lectura semana 2 –

Versículo para memorizar –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .